En los municipios bonaerenses, sólo seis mujeres fueron elegidas intendentas

En los cargos locales bonaerenses, la representación femenina es menor al 5% del total de las comunas.
<a href="https://elcivico.com/politica/2019/10/30/en-los-municipios-bonaerenses-solo-seis-mujeres-fueron-elegidas-intendentas/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-30T10:04:02-03:00">octubre 30, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-30T10:55:58-03:00">octubre 30, 2019</time></a>

Solamente seis mujeres llevarán adelante el rol de intendenta en la Provincia de Buenos Aires en el marco de los 135 municipios bonaerenses. Cinco de ellas son dirigentes del “Frente de Todos” y una integrante de “Juntos por el Cambio”. Se trata de Mariel Fernández (Moreno), Mayra Mendoza (Quilmes), Blanca Cantero (Presidente Perón), María Viviana Fassi (Cañuelas) y María Celia Gianini (Carlos Tejedor) pertenecientes al “Frente de Todos” y Érica Revilla (General Arenales) miembro de “Juntos por el Cambio”.

En los cargos locales de la provincia, el cupo femenino es equivalente a menos del 5% del total de las comunas: seis sobre 135. No obstante las seis intendentas que asumirán en la próxima gestión reflejan un incremento del 50% de la representación actual municipal, ya que, sólo cuatro mujeres comandaron los municipios entre los 2015 y 2019. Dos de “Juntos por el Cambio” y dos del peronismo.

A partir del 10 de diciembre, la representación a cargo de mujeres se encontrará divida de forma exacta entre las comunas del Gran Buenos Aires y del interior. La fórmula se modifica si se realiza un análisis por partidos políticos: el cupo femenino del “Frente de Todos” obtuvo cinco puestos sobre 72 intendentes de ese espacio. A diferencia de “Juntos por el Cambio” que contará sólo con una mujer sobre 61 municipios que estarán a cargo de dicha fuerza política.

En nuestro país se encuentra presente una marcada desigualdad de género en todos los espacios de la vida cotidiana, como por ejemplo, el no poder decidir sobre nuestros cuerpos o el padecer las consecuencias de la actual crisis que se vislumbra en lo que se denomina feminización de la pobreza. Otra muestra son los travesticidios y los transfemicidios.

Encontrar una solución para estos problemas debería ser una prioridad de todos los individuos que desempeñen cargos institucionales en la próxima gestión, sin importar su género. Diputadas, concejalas e intendentas con una mirada femenina y antineoliberal cuentan con mejores condiciones para la elaboración de proyectos que resulten más adecuados.