Congreso polarizado de repetirse en octubre los resultados de las PASO

Fuente: NA.

En el mapa legislativo de, al menos, los próximos dos años, habría muy poco margen para terceras fuerzas
<a href="https://elcivico.com/politica/2019/08/12/congreso-polarizado-de-repetirse-en-octubre-los-resultados-de-las-paso/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-08-12T08:40:31-03:00">agosto 12, 2019</time></a>

Este domingo, el Frente de Todos consiguió resultados destacados en las categorías presidencial y legislativas. Al triunfo de Alberto Fernández sobre Mauricio Macri, se suman las fuertes chances de imponerse en octubre en 6 de las 8 provincias que renuevan senadores nacionales. También se adiciona el hecho de que, a partir de 2020, podría articular un interbloque que excedería ampliamente el actual Frente para la VictoriaPJ. Por su parte, Juntos por el Cambio tendría oportunidad de ampliar o al menos conservar el tamaño de su bancada, pese a los resultados que logró en las PASO.

La posibilidad de que se configure un Congreso incluso más polarizado que el actual, sin dejar margen para la aparición de terceras fuerzas con volumen significativo, es casi un hecho. Actualmente, el FpV cuenta con 65 bancas, número se ampliaría cuando el Frente de Todos ingrese al Congreso, ya que, además de los diputados que renovarán en las distintas provincias, incorporaría a otros tres que no pertenecían al ámbito kirchnerista y que tienen mandato hasta 2021. Tal es el caso de Felipe Solá y los massistas Ignacio de Mendiguren y Mirta Tundis.

El bloque Justicialista también le hará su aporte al espacio promotor de la fórmula Fernández-Fernández, ya que que, en la recta final de la campaña, legisladores pertenecientes a esta facción anticiparon su apoyo al ex jefe de Gabinete. Estos fueron los entrerrianos Juan José Bahillo y Mayda Cresto, los tucumanos Pablo Yedlin y Gladys Medina, los chaqueños Elda Pertile y Juan Mosqueda, los jujeños José Luis Martiarena y Carolina Moisés, el sanjuanino Walberto Allende, los pamepanos Melina Delú y Ariel Rauschenberger, y el riojano Danilo Flores.

El kirchnerismo puro sufrirá bajas importantes por dos motivos. En primer lugar, porque debe renovar el 58% de sus bancas (38 de 65). En segundo lugar, debido al hecho de que la conformación de la alianza obligó a ceder espacios en las listas a sectores que pertenecían al Frente para la Victoria. Con este escenario dado, se despiden de la Cámara baja Axel Kicillof, que apunta a convertirse en gobernador de Buenos Aires; Julio De Vido, actualmente suspendido y en prisión; Mayra Mendoza, candidata a intendenta de Quilmes; Fernanda Raverta, aspirante a jefa comunal de Mar del Plata, y Nilda Garré.

En La Cámpora renovarán Luana Volnovich, Máximo Kirchner, Andrés “Cuervo” Larroque y Eduardo “Wado” de Pedro, y se sumará a ellos Florencia Lampreabe. De reproducirse el 27 de octubre los resultados de las PASO, el Frente de Todos también anexionaría las continuidades de Facundo Moyano, Victoria Donda, Leonardo Grosso y Cecilia Moreau. El espacio se nutriría, además, con Sergio Massa, a quien le prometieron la presidencia de la Cámara baja si Fernández es electo presidente. Otros dos agregados en Diputados provendrían de la Ciudad de Buenos Aires: Fernando “Pino” Solanas e Itai Hagman.

Si bien la incorporación del exintendente de Tigre a las filas del kirchnerismo le permitió ayer festejar en un espacio que venció por un amplio margen, lo cierto es que el Frente Renovador se encuentra en una situación comprometida. Esto se debe a que debe renovar 10 de sus 13 diputados. Sin embargo, el líder de esta fuerza no se ha desligado de ella y consiguió para los suyos tres lugares entrables en la lista de diputados nacionales del Frente de Todos. En el interbloque que se armaría pasadas las elecciones, probablemente, el massismo será incorporado como una fuerza minoritaria.

Pese a que este domingo Juntos por el Cambio cosechó un caudal de votos menor al esperado, también podría crecer en Diputados, ya que, a diferencia de la fuerza opositora, que pone en juego 42% de sus bancas (45 de 107), 16% menos que su rival. Dentro del interbloque oficialista, la UCR es la que pegará el mayor salto, dado que arriesgaba 15 de sus 29 legisladores. Además, anexará los lugares que dejarán vacantes Martín Lousteau, hoy candidato a senador nacional, y Carla Carrizo, también perteneciente a Evolución Radical. En diciembre, se retirarán del Poder Legislativo el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; el titular de la bancada macrista, Nicolás Massot; Daniel Lipovetzky y Eduardo Amadeo.