Si gana las elecciones, Olmedo eliminaría el protocolo del aborto no punible y la educación laica

Fiel a su rechazo a la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y la educación laica, el candidato a gobernador de Salta Alfredo Olmedo tiene en claro qué es lo primero que hará si ganara las próximas elecciones. Por un lado, eliminaría el protocolo de aborto no punible que se aplica actualmente en dicha provincia del norte de la Argentina. Por el otro, el dirigente de ultraderecha acudiría Corte Suprema de Justicia para que pedir por la revisión del fallo que impide la enseñanza religiosa en las escuelas locales.

«Curiosamente, en una provincia provida se liberó el aborto. Hoy en día el aborto en Salta está liberado. Lo primero que voy a sacar como gobernador es el protocolo», afirmó Olmedo en una entrevista con el diario salteño El Tribuno. «Voy a hacer respetar la ley. La provincia es provida, nos tienen que respetar como tal», opinó el diputado nacional. Vale recordar que el año pasado, en el debate legislativo de la IVE, había manifestado su rechazo a esta iniciativa argumentando que detrás de ella «hay un negocio encubierto: el tema de las células. Tengamos respeto por el ser humano, no hagamos negocio de la muerte. Si sale la ley, estoy pidiendo un cementerio para las víctimas del aborto. Voy a ser muy duro: los tendrán que cremar a los chicos para que ninguno haga negocio con un chico muerto».

Con respecto a la enseñanza de la religión, prohibida en los colegios públicos salteños por un fallo del máximo tribunal del país, señaló que «la Corte va a tener que escuchar al pueblo de Salta», ya que «nosotros tenemos nuestra pertenencia cristiana». «Una minoría no puede manejar una mayoría», cuestionó el legislador nacional. Pasando en limpio, si Olmedo resultara vencedor en las urnas, le reclamaría al nivel más alto del Poder Judicial argentino que ponga fin a la educación laica en su provincia.

«A la cultura de un pueblo no se la pueden quitar con un decreto», afirmó el diputado. Pese a garantizar que «va a haber libertad de culto», adelantó que buscará «los mecanismos legales para que vuelvan las religiones a las escuelas. Yo vengo del catolicismo y soy cristiano y eso voy a hacer que lo respeten». La religión no solo se introduciría en las aulas en su mandato, sino también en el propio gobierno. «Mis ministros van a rezar antes de empezar la reunión de Gabinete. Así como hace (Jair) Bolsonaro, que termina leyendo una parte de la biblia en cada acto», sostuvo Olmedo.

Otra de sus propuestas es la instalación en territorio salteño del servicio militar obligatorio. La medida estaría destinada a quienes no estudian ni trabajan, mismo público al que apunta el Servicio Cívico Voluntario. «Podemos plantear un proyecto de servicio cívico militar para darles a los jóvenes, que en estado de vulnerabilidad no estudian ni trabajan, una posibilidad de salir adelante», explicó el candidato a gobernador. «Cuando el servicio militar existía, no había problemas con la droga, ni problemas de adicciones ni tantos problemas de suicidios. El servicio es parte de la solución de los problemas de la juventud. La gran solución es la educación», agregó.