POLÍTICA

Kicillof busca retener los votos de los Fernández y evitar una fuga favorable a Vidal

El precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos, Axel Kicillof, inauguró su propio búnker de campaña en el centro porteño. Faltando pocos días para el 11 de agosto, fecha en que se celebran las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, el diputado kirchnerista da pasos meditados y estratégicos con la vista puesta en retener todos los votos que consiga la fórmula presidencial conformada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Con esto, el legislador apunta a evitar una fuga de electores que resulte favorable a su gran rival en estos comicios, María Eugenia Vidal.

En sus oficinas, ubicadas sobre la calle Piedras y Avenida de Mayo, el exministro de Economía alberga a un reducido equipo, liderado por su principal operador político, Carli Bianco, quien supiera desempeñarse como funcionario de Cancillería. Desde este punto de la Ciudad de Buenos Aires, se realiza un mapeo de la provincia, se cotejan datos y se identifican los distritos donde conviene hacer mayor hincapié para reforzar la campaña electoral del dirigente kirchnerista en su último tramo antes de las PASO.

Los colaboradores de Kicillof deben abocarse a revertir la tendencia al desacople en la intención de voto que se registra entre la fórmula provincial y la nacional. En este sentido, se destaca que la boleta de Fernández se encuentra unos dos puntos por encima de la del precandidato a la gobernación. Pasando en limpio, el electorado bonaerense pareciera preferir al exjefe de Gabinete en la Nación y a Vidal en la Provincia. Con estadísticas reñidas como las que se manejan, esta situación necesita ser recalibrada cuanto antes. Advertido de este riesgo, el candidato presidencial del Frente de Todos comenzará a mostrarse con mayor frecuencia con el diputado nacional en sus recorridas por el conurbano.

El espacio kirchnerista también busca evitar que se produzca un corte de boleta en favor de los intendentes que perjudique a Kicillof. Esto ya había sucedido en 2015, cuando las chances de Aníbal Fernández de hacerse del mando de la gobernación bonaerense se vieron frustradas luego de que que obtuviera varios puntos menos que varios jefes comunales del PJ y que el por entonces aspirante a la presidencia Daniel Scioli. La idea del legislador nacional es recorrer el interior de la provincia, donde siente que todavía no alcanzó el techo de conocimiento y adhesión, y el conurbano, que concentra el principal mercado electoral y donde se resolverá, finalmente, el resultado de los comicios.

El plan incluye a otra cara visible de la campaña bonaerense, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. El primer precandidato a diputado nacional de Buenos Aires por el Frente de Todos tiene la mira puesta en los los municipios donde el justicialismo no gobierna, así como en aquellos liderados por su propio espacio (FR). Pese a que tiene su propia agenda de acompañamiento, el exintendente de Tigre acompañará a Kicillof y Fernández cada vez que se lo requieran. Otra figura a la que podrían apelar es a la de Felipe Solá, quien obtuvo casi 20 puntos en las elecciones del 2015, cuando se postuló como candidato a gobernador por el massismo.

Comenta con Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar