Kicillof refutó a Pichetto: «No soy marxista, soy peronista y keynesiano»

El candidato a la gobernación bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, no es comunista. El propio diputado nacional se encargó de dejarlo en claro luego de que el compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri, Miguel Ángel Pichetto, lo hubiera ubicado dentro de esa rama ideológica. Semanas atrás, el dirigente de Juntos por el Cambio había planteado que «el peronismo de la provincia de Buenos Aires y el kirchnerismo llevan a un hombre del PC como candidato, un hombre que tiene sus orígenes en el Partido Comunista«.

El Cívico comentaba ayer que María Eugenia Vidal había contestado a las calificaciones que la oposición le ha propinado en el último tiempo. El exministro de Economía imitó a su adversaria cuando salió al cruce de los dichos del senador rionegrino. «Yo soy el candidato del peronismo, del Frente de Todos. Llámenlo como quieran. Soy peronista, queremos apuntar a la producción, al trabajo», aclaró el exfuncionario. Asimismo, se despegó de la tradición marxista, ya que afirmó que su pensamiento no parte de «una cuestión unilateralmente clasista».

Para despejar dudas y acabar con las especulaciones sobre sus bases ideológicas, Kicillof explicó: «Me considero en lo económico más keynesiano, y sobre todo desde una economía pública y peronista, porque (el peronismo) es la síntesis de lo que el país ha representado poner un modelo industrial por encima de un modelo simplemente primarizador y financiero». El diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires se pronunció así en una entrevista para el programa Navarro 2019, de El Destape Radio.

Desde su perspectiva, en todo caso, es el Gobierno quien se aparta del capitalismo cuando impulsa medidas que atentan contra las pequeñas y medianas empresas (pymes). El compañero de fórmula de la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, opinó que lo que ejerce el oficialismo «ni siquiera capitalismo, es capitalismo financiero». En este sentido, se encargó de diferenciar al espacio político al que pertenece cuando expresó: «Nosotros apostamos a la producción, al trabajo, a la salud y a la educación pública».

Faltando menos de un mes para las PASO, el candidato del Frente de Todos también hizo referencia a las encuestas y aclaró que no se aferra a ellas para marcar el curso de la campaña, como sí lo hace el macrismo, que las utiliza como «elementos de manipulación» de la opinión pública. «Hay una intención de plantear como una realidad algo que funciona como un sondeo, para instalar ideas», criticó. «Hay un despliegue para la manipulación, para la ingeniería social, para la creación de odio, de impresiones sobre un supuesto ‘veranito'», sostuvo el legislador, quien desconfía del supuesto repunte de la economía.

Este último punto le sirvió a Kicillof para profundizar sus cuestionamientos al Gobierno y puntualizar en su principal contrincante, Vidal, ya que la mandataria va por la reelección. El exfuncionario criticó a la dirigente del PRO por asegurar que no se están perdiendo fuentes de trabajo en la provincia de Buenos Aires. Su mirada sobre la situación difiere, ya que opinó que «el desempleo juvenil en los grandes centros urbanos es altísimo. No veo ningún ‘veranito’, sino una caída de consumo peor que la que existe a nivel nacional». «Que Vidal se baje del helicóptero y vea con sus propios ojos como están echando gente en la provincia», añadió.