El Gobierno va por el tratamiento de una ley de «ficha limpia»

En pleno año electoral, el oficialismo de busca debatir en el Congreso un proyecto de ley excluye a las personas que tienen condenas firmes por delitos graves de participar de cargos electivos. Esta iniciativa, conocida como «ficha limpia» y cajoneada en el país desde 2017, será tratada en la Cámara de Diputados el mes que viene. Una norma similar fue la que impidió que Lula da Silva pudiera aspirar a una tercera presidencia de Brasil.

Cambiemos puso fecha para que el 6 de agosto se lleve a cabo un plenario de la comisiones unicamerales de Asuntos Constitucionales y de Justicia. La primera está encabezada por el legislador del PRO Pablo Tonelli. La segunda es presidida por el diputado de la Unión Cívica Radical (UCR) Diego Mestre. En el encuentro, expondrán los autores de propuestas ya presentadas y los promotores de una petición para que Argentina prohíba la postulación de alguien condenado por la Justicia

En un contexto eleccionario, la posibilidad de que pueda prosperar un proyecto de estas características es mínima. El Gobierno debería sortear dos obstáculos para que esta iniciativa prospere en el ámbito legislativo. El primero de ellos es la propia dinámica electoral, que lleva a que la mayoría de los diputados esté con la cabeza puesta en sus respectivas campañas en las provincias. El segundo es la ausencia de un clima político promisorio, ya que existen altas chances de que la oposición no acompañe la propuesta.

Dentro del oficialismo, también hay se detectan legisladores que tienen sus reparos con respecto a la medida. Una de las figuras más importantes del sector que guarda diferencias con el espíritu del texto es Miguel Ángel Pichetto. El candidato a vicepresidente de Mauricio Macri había defendido al expresidente Carlos Menem cuando su candidatura a senador nacional por La Rioja pendía de un hilo debido a la condena por contrabando de armas a Ecuador y Croacia que pesaba sobre él.

Brasil cuenta desde hace unos años con una ley que pone una cláusula en la participar de los comicios. La norma fue impulsada por el Partido de los Trabajadores (PT), el mismo que llevó al poder a Lula da Silva. Irónicamente, esta se volvió en contra de ese espacio de izquierda, ya que impidió que el exmandatario pudiera presentarse como candidato en las elecciones del año pasado.

Impulsores de la «ficha limpia»

La iniciativa de quitarles a personas condenadas la posibilidad de competir en las urnas por cargos electivos fue promovida por Gastón Ignacio Marra, profesor en Sistemas de Información en la UBA. «Esta petición tiene por objeto solicitar a los legisladores la aprobación de una ley que impida que cualquier persona que tenga condena confirmada por otro tribunal superior pueda ser candidata a cargos de elección popular», plantea el texto. Más de 233.000 personas ya firmaron el petitorio.

En la Cámara baja, hay seis proyectos de «ficha limpia» presentados. Uno de ellos lleva la firma de la diputada de Cambiemos Silvia Lospennato, quien impulsa el tratamiento de una norma de estas características junto con sus pares y correligionarios Tonelli, Marcela Campagnoli, Graciela Ocaña y Brenda Austin. Cabe destacar que el oficialismo apunta a que la iniciativa entre en vigor recién en las elecciones de 2021, para no afectar las reglas de juego del proceso electoral de este año.