Kicillof se reunió con intendentes del PJ y Massa para unificar la campaña bonaerense

El precandidato a gobernador de Buenos Aires del Frente de Todos, Axel Kicillof, se reunió este miércoles con más de 50 intendentes peronistas. La cumbre se realizó en La Plata y contó con la participación de Sergio Massa, en una clara muestra de que el sector bonaerense de esta fuerza política busca superar tensiones y alinearse de cara a la campaña.

El acto sirvió para reflejar la unidad, al menos hasta que pasen las elecciones, entre el Partido Justicialista, La Cámpora y el massismo. Ella quedó inmortalizada en una foto de familia, inimaginable meses atrás por las diferencias que los separaban. Este encuentro también estuvo encabezado por la compañera de fórmula del exministro de Economía, Verónica Magario. La intendenta de La Matanza estuvo acompañada, a su vez, por Fernando Espinoza, quien aspira a volver a comandar dicha comuna.

Si bien el líder camporista, Máximo Kirchner, no asistió a la reunión, sí concurrieron miembros de su confianza, entre ellos, la diputada nacional Luana Volnovich y el legislador provincial Facundo Tignanelli. También participó la diputada nacional del Frente para la Victoria (FpV) Cristina Álvarez Rodríguez, cuarta en la lista de candidatos a la Cámara baja.

Todos los jefes comunales justicialistas dieron el sí ante la invitación de Kicillof y Magario. Entre ellos, se encontraron Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría y titular del PJ bonaerense; Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; Jorge Ferraresi, de Avellaneda; Gustavo Menéndez, de Merlo; Julio Pereyra, de Florencio Varela; Leonardo Nardini, de Malvinas Argentinas; Gabriel Katopodis, de San Martín; Mariano Cascallares, de Almirante Brown; Juan Zabaleta, de Hurlingham; Ariel Sujarchuk, de Escobar; Mario Secco, de Ensenada, y Julio Zamora, de Tigre.

El dato más destacado de la jornada fue, sin duda, la presencia de Massa. El martes el líder del Frente Renovador había almorzado con el candidato a gobernador del Frente de Todos en la parrilla Roldán, del Club Hípico de Palermo. En aquella oportunidad, debatieron sobre el papel que cada uno ocupará en la campaña bonaerense. Allí, acordaron realizar algunas actividades conjuntas y otras por separado.

La cumbre platense le sirvió a Kicillof para aproximarse a los jefes comunales, piezas clave para militar la campaña electoral en los municipios. Muchos habían quedado con un sabor amargo luego del cierre de las listas, ya que no lograr conquistar espacios que los complacieran. También había cierto descontento entre ellos porque deseaban que fuera Insaurralde quien ocupara la candidatura a la gobernación de Buenos Aires.

«Queremos que el proyecto de transformación de la Provincia sea trabajo de quienes vamos a gobernar, pero con el apoyo y ayuda de todos los intendentes», expresó el exministro de Economía en el acto. «Hoy estamos todos juntos para gobernar la Provincia. Son ustedes, los intendentes, quienes tienen los gobiernos a los que van a parar los reclamos de la gente que la está pasando mal», agregó.