Desempleo: la CGT y Camioneros repudiaron los dichos de Macri

La Confederación General del Trabajo (CGT) y el Sindicato de Camioneros respondieron con dureza a las acusaciones de Mauricio Macri. En el acto por el Día de la Bandera, el Presidente había responsabilizado a Hugo Moyano y su hijo Pablo por el desempleo que hay en el país.

Un poco de contexto. El INDEC publicó el martes un informe que reveló que la tasa de desocupación era de 10,1%, el porcentaje más alto de los últimos trece años. Al día siguiente, en Rosario, el líder de Juntos por el Cambio señaló a los Moyano como los culpables de que «la Argentina tenga el costo (de transporte) más alto de la región». Además, los acusó de ser «la patota del transporte». Todo ello fue abordado ayer por este medio.

La defensa de Camioneros

El peso de las declaraciones de Macri provocó que desde el sector sindical, que ha manifestado su apoyo al Frente de Todos, se emitiera una respuesta. En declaraciones a La990, Hugo Moyano expresó: «No sé cómo calificar su actitud. No sé si es un descerebrado, un incapaz, porque decir el disparate que dijo no entra en la cabeza de nadie».

«Decir que nosotros somos responsables del costo, de la inflación, de que la gente se quede sin trabajo es de una brutalidad tal que uno ya no se sorprende de los disparates que dice este señor», se defendió. Además, el dirigente gremial recordó que el peaje aumentó 200 por ciento en lo que va del año.

Al igual que su padre, Pablo Moyano alzó su voz contra las críticas del jefe de Estado. Desde su óptica, el mandatario realizó tales acusaciones porque «pretende que no haya sindicatos, ni convenios colectivos de trabajo para que puedan avanzar con un sistema laboral como el de Brasil». «No perdona el Presidente que fue nuestra organización la que frenó el avance de la reforma laboral», añadió.

La defensa de la CGT

La CGT emitió ayer un comunicado para solidarizarse con Hugo y Pablo Moyano. «Percibimos con enorme preocupación que altos funcionarios del Gobierno pretendan basar sus discursos de campaña intentando cargar sobre las espaldas de los trabajadores los altos costos de la crisis generada por sus políticas de ajuste y hambre que vienen llevando adelante sin ningún tipo de sensibilidad social», sostuvo la entidad gremial al comienzo.

«Desde esta Central nos solidarizamos con cada trabajador y sus representantes gremiales que sean víctima de cualquier acto de violencia e injerencia ejercida desde el Estado, e instamos a que cada actor social asuma la responsabilidad que le corresponde para dar vuelta una crisis social y económica que este país y sus ciudadanos no merecen», finalizó el texto.