Vidal ya tiene luz verde de Macri para negociar con Alternativa Federal

Los resultados negativos obtenidos por Cambiemos en las elecciones provinciales ya desarrolladas en distintos puntos del país han dado para pensar en el futuro del frente. A ellos se suma lo que reflejan las encuestas tras el anuncio de la fórmula presidencial Fernández-Fernández. Contemplando este escenario, Mauricio Macri le dio su aval a María Eugenia Vidal para presentarse como candidata a la gobernación por el peronismo moderado.

El plan es que la mandataria no sólo aparezca en la boleta del ex Jefe de Gobierno porteño, sino también de quien competirá por la presidencia en las PASO por Alternativa Federal. Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto estarían de acuerdo en llevarla como candidata. La posición de Sergio Massa aún no está confirmada, ya que ha sido tentado desde el kirchenrismo y el oficialismo. Sin embargo, no se descarta que pueda aceptar la propuesta de este último sector político.

En una entrevista para el programa Odisea Argentina, del canal LN+, Marcos Peña opinó sobre esta estrategia y expresó: «Si hay otros candidatos a presidente que quieren apoyar a nuestra gobernadora, no nos parece una alquimia. Son dinámicas provinciales que exceden a la dinámica nacional. En una elección desdoblada parecía más natural y, en una local, parecería más raro, pero si con eso se consolida una decisión de una mayoría de no volver al kirchnerismo en la provincia, no me parece un atajo o una discusión que altere la previsibilidad».

Por otra parte, el Jefe de Gabinete reconoció en el citado medio que «hay una base de votantes de Cambiemos que entiende que este Gobierno tiene una intención, una decencia y una forma de gobernar que representa el espíritu cambio» y que «hay una parte de votantes con menos adhesión al núcleo duro de Cambiemos que mira partes más coyunturales».

El objetivo de esta jugada es garantizar la continuidad por cuatro años más en la Provincia. Vidal tiene la compleja tarea de derrotar a un Kicillof que se ve favorecido por el caudal de votos que le aportaría Cristina Fernández de Kirchner. A su vez, debe sortear el impacto que podría traerle la caída de la imagen positiva de Macri.

Con esta movida también se busca que la dirigente sea un imán de votos para el Presidente. Al respecto, debe tenerse en cuenta que se debe ir a todo o nada en primera vuelta. Y es que en Buenos Aires no existe el balotaje y el mandatario no podría contar con esta ventaja en caso de ir a una segunda elección.

Sin embargo, esta estrategia contradice el decreto 259/19, publicado en abril, por medio del cual el referente del PRO eliminó las listas colectoras y las candidaturas múltiples. Frente a este escenario, se abren dos alternativas posibles. Una de ellas es que Macri dé marcha atrás y emita un nuevo decreto que anule al anterior. La otra es que la Justicia Electoral declare la inconstitucionalidad de dicha medida.