CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

«El beneficio de suspender la presencialidad no es claro»: Fernán Quirós se mantiene en desacuerdo con el Gobierno nacional

El funcionario aclaró que en el día de hoy se abrió la inscripción de vacunación para las personas entre 65 y 69 años.

Fernán Quirós

La Ciudad de Buenos Aires sigue firme en su postura de mantener la presencialidad escolar a toda costa. Con el guiño de la Justicia porteña, el día de ayer se decidió continuar con las escuelas abiertas mientras se espera el fallo de la Corte Suprema. El ministro de Salud Fernán Quirós reiteró que a pesar de los contagios masivos no se pueden cerrar los colegios ya que «el beneficio de suspender la presencialidad no es claro».

En la habitual conferencia de prensa semanal, Fernán Quirós comentó sobre los dichos del Presidente el día de ayer que afirmó que la Ciudad vacunó a muy pocos trabajadores de la educación a diferencia de Buenos Aires o de Santa Fe: «En la Ciudad se vacunaron 15.900 trabajadores de la educación básicamente porque cumplimos estrictamente el propio plan del Gobierno nacional».

Sobre esto, agregó: «Hay seis etapas en el plan estratégico y se definió un orden de la vacunación de acuerdo al riesgo de cada grupo. Cumpliendo la propuesta del Gobierno nacional, vamos en ese orden. No queremos saltear etapas porque no queremos confundir a la población». En torno a esto, la Ciudad ya recibió 665.300 dosis, de las cuales 617.648 ya fueron aplicadas. En total el 42% de la población de riesgo en CABA ya recibió al menos una dosis.

La Ciudad recibió 54 mil dosis el domingo de AstraZeneca y cuentan con el vuelo que llegó ayer de Sputnik V. «Estamos en condición de nuevamente abrir el empadronamiento ahora para las personas entre 65 y 69 años», aseguró Quirós. «La situación pandémica en la Ciudad está en una situación muy difícil, el sistema de salud se estresó rápidamente», señaló el ministro.

Sobre el conflicto entre el Gobierno nacional y la Ciudad sostuvo: «La presencialidad en las escuelas no aumenta los casos, van a la escuela porque allí no aumentan los casos. La falta de presencialidad les genera un daño enorme que lo vimos el año pasado, algunos de esos daños son irreparable. El beneficio de suspender la presencialidad no es claro, no lo encontramos. La forma no es cerrar las escuelas, sino aumentar el cuidado y la seguridad de los niños en esa presencialidad. Necesitamos que los trabajadores de la educación se testeen al menos una vez cada dos semanas».

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados