CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

Daniel Arroyo fue contundente con su análisis económico: «El que se mueve consigue una changa. El problema son los alimentos»

Daniel Arroyo explicó que el problema en los barrios populares es la calidad nutricional de sus alimentos. «Se está comiendo mucho fideos, harina y arroz, poca leche, carne, frutas y verduras», indicó.

Daniel Arroyo

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social de la Nación, realizó un análisis económico y un balance de los primeros tres meses del año y admitió que terminó el 2020 agotado. Admitió que «fue un año durísimo» y que afectó principalmente a los barrios populares. «El gran problema está en lo alimentario. 11 millones de personas recibieron asistencia en la pandemia por el coronavirus«, explicó el ministro.

«Terminé el año agotado, la situación a fin de año era realmente crítica. Ahora sigue siéndolo pero históricamente diciembre fue un mes difícil», comentó Daniel Arroyo a Viviana Canosa en el canal A24. «Me fui a dormir el 31 de diciembre contento, porque realmente hemos sostenido la situación social. Pudimos pasar las fiestas en paz, pero tenemos que sostener y transformar el sistema sanitario», explicó.

«Yo convivo con el dolor todo el tiempo», indicó Arroyo. «Recorro los barrios y este ha sido un año durísimo. Vi muchísima gente que la pasó mal, que se le desacomodó la vida, que se desacomodó el tema de las escuelas y eso fue un problema, porque muchas familias se ordenan alrededor de esta institución. Fue un año muy complicado particularmente para los barrios populares», afirmó.

Luego, expresó que en lo alimentario fue un año durísimo también, ya que 11 millones de personas recibieron asistencia alimentaria. «Pudimos sostener esta situación, pero tenemos el problema de calidad nutricional. Se está comiendo mucho fideos, harina y arroz, poca leche, carne, frutas y verduras. Hoy mi foto es: el que se mueve consigue una changa, pero el problema es el precio de los alimentos», destacó el ministro.

Por último, comentó cómo se da cuenta en los barrios si hay necesidades laborales. «Yo tengo una manera de entender cómo funciona un barrio, que es ir a la rotonda. Si ahí hay gente, quiere decir que la construcción se está moviendo, pero si no hay nadie, quiere decir lo contrario». Agregó el promedio de ganancia para «el que recién arranca, que ganará $700 por día, el oficial $1200. Nuestro gran desafío es el precio y la falta de referencia para los locales. Ahí es donde tenemos que trabajar».

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados