CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

Un cuento chino: Aerolíneas Argentinas partió hacia el país asiático en busca de la vacuna Sinopharm

El millón de dosis estará arribando al país el día jueves, y servirán para inocular a 500 mil ciudadanos argentinos.

Sinopharm

Esta tarde partió un nuevo vuelo de Aerolíneas Argentinas en busca de vacunas para el Covid-19, pero esta vez hacia un nuevo destino. Tras los arribos de la Sputnik V desde Rusia y la Covishield desde India, el vuelo AR1050 viajará hacia China para traer un millón de dosis de su vacuna Sinopharm contra el coronavirus. Gracias a estas dosis, podrán vacunarse medio millón de argentinos.

Pablo Cerrani, director de Aerolíneas Argentinas, expresó la felicidad de este nuevo vuelo en busca de dosis para inocular a miles de ciudadanos. Explicó en una serie de tuits que el vuelo AR1050 partió a las 13 horas, hará escala en Madrid y luego aterrizará en Beijing. «En total serán 48 horas de operación con una escala en Madrid, más el tiempo de carga en el Aeropuerto Internacional de Beijing (PEK)», indicó.

«Se estima que el vuelo arribe al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, el jueves a las 21.50 hs», comentó Cerrani. Quien apuró la aprobación de la vacuna china Sinopharm, fue la nueva ministra de Salud, Carla Vizzotti. A través de la resolución 688/2021, autorizó su uso de emergencia para que llegue el primer millón de dosis de este antídoto contra el coronavirus.

Al igual que la Sputnik V cuando comenzó a ser aplicada en la Argentina, la Sinopharm fue aprobada por la ANMAT pese a que aún no hay información pública sobre los ensayos de fase 3 de esta vacuna. Por otra parte, Pablo Cerrani indicó las diferencias de traslado de la vacuna Sinopharm en comparación con la Sputnik V.

«Para el traslado de las vacunas, que en este caso requieren de una refrigeración entre 2 y 8 °C, se utilizarán “envirotainers”. Son contenedores especiales con control activo de temperatura. Esto nos permite trasladar un mayor volumen de vacunas en la bodega del avión», explicó el director de Aerolíneas Argentinas. La Sputnik V viajó en unos separajes llamados «termobox», que cuentan con un gel refrigerante al que también se le puede agregar hielo seco y que mantiene durante 60 horas las vacunas a una temperatura de 18 grados bajo cero.

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados