CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

¡Ni en una película de espías! Murió el médico que atendió al opositor ruso Alexei Navalny cuando fue envenado

Sergey Maximishin falleció repentinamente este jueves a cinco meses de salvarle la vida al principal rival de Vladimir Putin.

Rusia vuelve a estar conmovida por un hecho con un oscuro trasfondo. Es que este jueves murió  Sergey Maximishin, médico jefe adjunto del hospital de emergencia de Omsk. El profesional de la salud fue uno de los responsables de salvarle la vida a Alexei Navalny, principal opositor a Vladimir Putin, quien fue envenado en agosto pasado y que ahora permanece en prisión.

La muerte “repentina” del médico que atendió a Navalny fue comunicada por el propio hospital a través de un escueto comunicado. «Con pesar, le informamos que el médico jefe adjunto de anestesiología y reanimación del hospital de emergencia Nº1, asistente del departamento de la Universidad Médica Estatal de Omsk, PhD en ciencias médicas Maksimishin Sergey Valentinovich, falleció repentinamente», expresaron.

Las suspicacias en torno a la muerte del médico están a la orden del día. Es que la repentina muerte del especialista de 55 años pone un manto de dudas respecto a la responsabilidad del gobierno de Rusia que atenta contra la oposición constantemente. «Maximishim sabía más que nadie sobre la condición de Alexei, así que no puedo descartar la posibilidad de un juego sucio», señaló uno de los voceros de Navalny en diálogo con CNN.

¿Cómo fue el envenenamiento de Navalny?

El principal opositor a Vladimir Putin viajaba desde Siberia hasta Moscú cuando se descompensó en el vuelo. Ante esta situación el avión debió hacer un aterrizaje de emergencia en Omsk, ciudad fronteriza con Kazajistán, donde fue admitido por la unidad de intoxicaciones agudas del hospital de emergencia número 1 de Omsk.

Con el visto bueno del fallecido Sergey Maximishin, Alexei Navalny fue puesto en coma farmacológico y pese a la resistencia del gobierno de Rusia, le permitieron ser trasladado a Alemania. Allí descubrieron que había sido expuesto al tóxico Novichok, un químico al que solo tiene acceso el gobierno de Vladimir Putin. Ahora, con el médico fallecido y Navalny en prisión durante los dos próximos años, el Kremlin respira tranquilo.

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados