CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

De vender diarios y lustrar botas a ganar millones de dólares: su historia en Los Mammones

Una historia conmovedora de una lección de vida.

Los Mammones

Se presentó en el programa de América TV, Los Mammones, que conduce Jey Mammón, El Roña Castro, exboxeador argentino, campeón del mundo en la categoría peso mediano. Este ilustre exdeportista fue invitado al programa para ser entrevistado por el conductor y contó la historia de su vida con lujos de detalles. El ganador de 130 peleas de 144 se abrió al público y se mostró en su autenticidad pura.

La primera anécdota que contó el exboxeador fue cuando una vecina suya, Dora, le firmó el permiso para pelear arriba de un ring, siendo menor de edad. Con la sonrisa que lo caracteriza, El Roña Castro recordó la historia. Expresó que cuando fue pedirle permiso a su mamá, ella lo insultó y le decía que se ponga a estudiar y que no pelee. Sin embargo, el campeón mundial no se resignó.

A la vuelta de su casa, vivía una señora amable a la que él acudió. Pero, tampoco podía decirle la verdad por la responsabilidad que ello conllevaba. Por ende, El Roña Castro le pidió que le firmara el permiso «porque iba a empezar el gimnasio», cosa que ella realizó sin sospecha y el astuto boxeador naciente fue hacia sus primeros encuentros en un cuadrilátero.

El campeón consagrado en Buenos Aires contó que su familia no quería que él sea boxeador cuando era chico. Mientras El Roña Castro trabajaba vendiendo diarios y lustrando zapatos, le llegó su primera paga y él no lo podía creer. «Para mí era mucha plata. Hacía de cuenta que había lustrado todo el mes» comentó el exboxeador. Luego, agregó que después quería pelear todos los días con ese incentivo.

Finalmente, El Roña Castro comentó que cuando era amateur llenaba estadios y que una vez que se consagró campeón del mundo, pudo darles un techo y una vida digna a sus hijos. Él cuenta que sus hijos se ríen cuando hace la mímica de lo que gritaba cuando vendía diarios a los trece años, pero piensa que es porque ninguno de ellos llegó a conocer la miseria como él lo hizo.

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados