CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

Alberto Fernández, promesa de aborto legal y pandemia

El presidente de la Nación había enarbolado la bandera de la despenalización, pero ahora necesita los votos del Senado y de los diputados.

Alberto Fernández

Una de las promesas más fuertes en materia social de Alberto Fernández fue la de despenalizar el aborto. La ley conocida como Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) entró en el Congreso la semanada pasada, mientras se espera que esta jornada obtenga la media sanción tras una maratónica jornada. Luego, el anteproyecto presentado por Presidencia deberá ser votado sin modificaciones por el Senado para convertirse finalmente en ley.

La campaña por el aborto legal, seguro y gratuito fue una de las movilizaciones sociales más fuertes durante la gestión del expresidente Mauricio Macri. El reclamo de despenalización se hizo eco en millones de mujeres al punto que el actual mandatario lo adoptó como una promesa electoral en su campaña. El actual mandatario afirmó que en caso de ganar las elecciones en octubre de 2019, el Frente de Todos (espacio que lidera) legalizaría el aborto.

En el contexto de la pandemia y la cuarentena, el objetivo trazado por Fernández y todo su partido se vio limitado por la reducción de la actividad parlamentaria. Debido a la crisis económica, las prioridades de todo el Congreso se llevaron a tratar de enfrentar la situación del coronavirus y poder legislar en torno a las necesidades económicas. Una de las principales críticas surgió cuando el gobierno envió el proyecto de ley de Reforma Judicial para modificar la estructura de la Justicia.

Cuando los objetivos de oficialismo nacional en el Congreso se corrieron de las medidas económicas para palear la pandemia, hasta el mismo electorado kirchnerista reclamó por el aborto, la promesa de campaña de Fernández. Finalmente en la segunda mitad de noviembre, el Ejecutivo nacional cumplió con su palabra y envió el proyecto IVE al Congreso que se espera obtenga la media sanción este jueves.

El problema principal que enfrentará el gobierno será obtener los votos necesarios en el Senado. Es importante recordar que esta Cámara, la alta, fue la que rechazó la ley de aborto en 2018 e históricamente es donde se ven las posturas más conservadoras. Con todo este contexto, será cuestión de esperar las negociaciones que se dan teniendo en cuenta que hace 2 años, las tratativas y promesas para los representantes provinciales fueron las que terminaron definiendo la votación.

fre

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados