CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

«No acepto que fue una represión»: Axel Kicillof justificó el desalojo en Guernica

El gobernador de la Provincia de Buenos Aires destacó el accionar policial y aseguró que se trató de un hecho inédito.

Guernica

Este jueves se produjo el desalojo de la toma de Guernica. El gobierno de la Provincia de Buenos Aires ejecutó la orden judicial y sacó de ese sitio a las familias que se habían instalado en julio de este año. La decisión de acatar la medida dictada por la Justicia provocó la molestia de parte del electorado del Frente de Todos. Sin embargo, Axel Kicillof se encargó de desestimar las críticas.

El gobernador bonaerense destacó el accionar policial y aseguró que no existió represión. “Fue un desalojo donde no hubo un solo herido. Yo no acepto que fue una represión, fue un desalojo a partir de una orden de un juez, donde había un corredor de salida, la presencia policial fue con todo el cuidado del mundo”, resaltó Axel Kicillof en diálogo con Página 12.

“Creo que se dio una respuesta inédita, y estoy muy orgulloso de haberlo hecho de esta manera”, agregó el gobernador. “Cuando se agotaron las instancias de diálogo, cuando ya era claro que no había forma de encontrar esta respuesta, lo que quedaba era ejecutar la orden de la justicia y sin violencia. Eso también se logró”, señaló.

Axel Kicillof volvió a remarcar que en Guernica no hubo heridos, pese a que Sergio Berni aseguró que tres personas resultaron heridas. “No hubo un solo herido, no sé si hay precedentes de eso. Desde la oposición, y también desde los medios, presionaron primero para que hubiera un desalojo violento, después se mostraron indignados porque el desalojo había ocurrido. Pero no pasó nada de lo que esperaban, conseguimos las prórrogas hasta donde pudimos y dimos una respuesta”, sentenció.

«Había muy  poquitas familias»

Por último, Axel Kicillof aseguró que cuando el desalojo se produjo en Guernica una gran parte de las familias ocupantes se habían retirado. “Cuando se produjo el desalojo había muy poquitas familias que quedaban en la toma. Y después había determinados sectores políticos, con muchos de ellos pudimos dialogar y llegar a una respuesta. Se les dio todo el abanico de soluciones y la intencionalidad era no aceptar nada. Tal vez producir un hecho de violencia”, concluyó.

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados