CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

Los comercios deberán entregar los alimentos no consumidos

La medida fue sancionada por unanimidad en la Legislatura porteña.

El Cuerpo Legislativo de la Ciudad aprobó por unanimidad una ley que ordena a todos los establecimientos comerciales a dar, ante el pedido del consumidor, el producto que éste haya pagado y no haya consumido. La iniciativa fue promovida por las diputadas Mercedes de las Casas y Paola Michielotto, integrantes del bloque «Vamos Juntos». La misma especifica que se encuentran fuera de la normativa, aquellos comercios que, debido a la modalidad del servicio que ofrecen, la aplicación de dicha ley perjudique su ejercicio comercial.

Acorde con el proyecto sancionado, los locales deberán colocar carteles en los lugares de ingreso y en el interior del comercio de forma visible, así como también en la carta del menú, de manera clara y legible, el siguiente texto: «Sr. Consumidor: Usted tiene derecho a recibir, sin costo alguno, el producto que haya abonado y no consumido«.

Otro punto que establece la norma es la difusión que debe llevar adelante el Gobierno Nacional con respecto a la disposición. Esto se debe a que el principal fin de la misma radica en generar una modificación en el hábito de las personas en relación al consumo y que las mismas se comporten con mayor responsabilidad. El espíritu de la ley se centra en que el alimento no debe ser desechado y busca que todos los individuos ejerzan este compromiso.

El texto de la iniciativa sostiene que «tiene como finalidad abordar una temática de profundo interés para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, así como para el resto del país, que es el desperdicio de alimentos. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), el volumen mundial del desperdicio de alimentos “comestibles” por año es de 1.300 millones de toneladas, equivalente a un tercio de la producción mundial de alimentos. Paralelamente, según datos de la última edición del informe anual sobre el hambre de la FAO, el número de personas hambrientas en el mundo ronda los 800 millones, lo que supone una de cada nueve personas».

Como antecedente puede citarse a la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fé, ya que, constituye la primer ciudad argentina en donde pedir llevarse la comida que quedó en un restaurante es un derecho. El municipio mantuvo un encuentro con la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario con el fin de que todos los locales adhieran a esta idea, para lo cual llevó a cabo una campaña llamada «Los alimentos no se tiran».

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados