CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

Eduardo Ramírez Villamizar, el escultor colombiano al que Google le rindió homenaje

El nacimiento del artista fue conmemorado este martes con un doodle

Fuente: gentileza Las 2 orillas.

Con solo posar el cursor sobre el intervenido logo de Google puede conocerse a quién y por qué le rinde homenaje la compañía tecnológica por medio de un doodle. El día de la fecha el buscador celebra el 97º aniversario del nacimiento del escultor colombiano Eduardo Ramírez Villamizar. Sin embargo, ello no ofrece garantía alguna de conocer en profundidad quién fue el artista ni su contribución al arte no solo de su país, sino también del mundo entero. Su impronta constructivista, sus inicios como pintor figurativo y su anarquía intelectual merecen una descripción aparte.

Eduardo nació en la localidad de Pamplona, en Colombia, el 27 de agosto de 1922. Ya desde pequeño demostraba su vocación por las artes plásticas, a las cuales tuvo un primer acercamiento formal cuando ingresó a la Universidad de Nacional de Bogotá para estudiar arquitectura. Permaneció tan solo tres años estudiando dicha carrera, tras lo cual se dedicó a la pintura expresionista. El salto definitivo lo dio en París, ciudad donde vivió a principios de la década de 1950. A su regreso, Ramírez Villamizar le dio un giro a su obra cuando se inclinó por el geometrismo.

Su experiencia en la pintura geométrica sentó las bases de lo que sería su verdadero estilo: la abstracción. En los años sesenta, dejó de lado el pincel y se introdujo en el universo de la escultura. «La mayoría de sus obras está hecha en metal, de colores lisos y vibrantes, utilizando formas modulares simples para hacerlas más dinámicas a través del juego de lo lleno y lo vacío», explica el escritor Gérard Durozoi en su libro Diccionario Akal de Arte del Siglo XX. Otras de las características del estilo del colombiano fueron la relación estrecha entre líneas rectas y curvas. También se destaca el uso del color, con un predominio del rojo, el azul, el verde, el negro, el blanco y los grises.

Su vida profesional lo llevó a radicarse por un tiempo en Nueva York, donde vivió de 1967 a 1974. En ese periodo, Ramírez Villamizar produjo una considerable cantidad de obras públicas, entre las cuales se destacan «Hexágono», ubicada en la ciudad neoyorkina, y «De Colombia a John Kennedy», situada en Washington. Esta última pieza anticipa lo que sería una constante en su estilo, la inspiración en el caracol. Por lo general, las esculturas de este momento de su vida tenían una disposición horizontal y grandes dimensiones. Primaba el uso del hierro y solían ser pintadas en rojo, negro o blanco.

Eduardo se despidió del mundo el 23 de agosto de 2004 en Bogotá. Estaba próximo a cumplir 82 años. La mayor parte de su obra de pequeño y mediano tamaño se encuentra albergada en el Museo de Arte Moderno Ramírez Villamizar, localizado en su Pamplona natal. Allí también reposan sus cenizas. La capital colombiana también cuenta con múltiples de sus trabajos, aunque estos son de dimensiones monumentales. A 15 años de su partida, la impronta del artista puede ser resumida con sus propias palabras: «Reaccioné contra la violencia del expresionismo mostrando su contrario. Y el contrario de la violencia es construir, es orden, es civilización».

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados