CONECTA CON NOSOTROS

¿QUE ESTAS BUSCANDO?

El Cívico

Noticias en español

¿Quién fue Lucha Reyes, la homenajeada con un doodle?

Google celebra hoy un nuevo aniversario del nacimiento de esta artista peruana

La Morena de Oro, reza el título del primer disco de Lucha Reyez. Quizás sean las palabras que mejor describan a la cantante peruana cuyo nacimiento se recuerda hoy con un doodle. Su amplia y particular sonrisa fue siempre la antesala de algo mucho más imponente que era capaz de salir de su boca, su voz. La artista no dejó de transmitir alegría con su rostro, pese a la difícil vida que atravesó, marcada por los malos tratos de su padrastro, un matrimonio breve pero violento y una salud frágil.

El 19 de julio de 1936 nació en Lima la «Edith Paif peruana» en una humilde familia afrodescendiente. Tras la muerte de su padre, su madre contrajo matrimonio con un hombre que maltrataba a la futura cantante física y psicológicamente. La infancia de Lucila Justina Sarcines Reyes, nombre de nacimiento de la artista, también estuvo marcada por el incendio de su casa, incidente por el cual tuvo que mudarse a otro barrio. Por la precaria situación económica que se vivía en su hogar, fue enviada al convento Nuestra Señora de la Caridad del Buen Pastor, donde recibió su educación formal.

A los 16 años, Lucha Reyes se casó con Jorge Henry, un sargento de la Guardia Civil. En el poco tiempo que duró esa unión, la artista fue víctima de violencia de género. También a temprana edad llegaron a su vida sus dos hijos, Humberto y Alejandro. Para mantenerse económicamente en su juventud, se dedicaba a vender diarios, lavar ropa y trabajar en la cocina de varios restaurantes. Su talento vocal finalmente fue conocido a sus 20 años, cuando participó en El Sentir de los Barrios, un importante programa de cantantes aficionados.

Con su voz ya descubierta, logró coronarse como la reina de la música criolla, género que conjuga ritmos afroperuanos con ritmos andinos. De la mano del vals criollo, supo otorgarle una impronta sudamericana a este estilo musical europeo introduciendo dos guitarras y un cajón peruano. En su obra, Reyes intentó siempre reflejar los pesares y vivencias de los humildes. Ello lo reflejan canciones como Una carta al cielo, que narra la historia de un niño que robó un ovillo de hilo de una tienda para montar su cometa bien alto en el cielo y acercarse así a su fallecida madre.

La salud de la cantante no le dio tregua. En su corta vida, sufrió diabetes emotiva, edema y disnea, afecciones que provocaron que tuviera que pasar largas temporadas internada. Su fama en nada podía mejorar su estado, ya que en el apogeo de su carrera padeció hipertensión arterial y tuvo que convivir con una insuficiencia cardíaca. Su agenda, cada vez más repleta de compromisos, tuvo que ser interrumpida rotundamente en 1973, debido a que sus estudios clínicos reflejaban que estaba deteriorándose. Ese año le llegó la muerte a Lucha Reyes, que alcanzó a despedirse de su Perú querido con Mi última canción.

El Cívico, © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados