ESPECTÁCULOS

Kate Middleton: primeras fotos sensibles de la cuarentena como parte de su proyecto «Hold Still»

Kate Middleton, de 38 años, compartió en su cuenta de Instagram algunas de las fotos que le han enviado sus seguidores como parte de su proyecto fotográfico comunitario, que busca capturar el «espíritu, el estado de ánimo, las esperanzas y los miedos» de los ciudadanos de Reino Unido a través de la fotografía, en medio de la pandemia de coronavirus (COVID-19).

La duquesa de Cambridge expuso algunas imágenes con las experiencias de los niños, ancianos y trabajadores de primera línea durante la cuarentena. A principios de este mes, ella unió fuerzas con la National Portrait Gallery para lanzar «Hold Still», que está diseñado para congelar varias realidades en tiempo de crisis. Una imagen es más desgarradora que otra.

La madre del Príncipe George, de 6, la Princesa Charlotte, de 5, y el Príncipe Louis, de 2, incluyó la foto de una niña radiante con el uniforme de una enfermera. También tomó la de una pareja de ancianos en la entrada de su casa aplaudiendo a los trabajadores del NHS como parte de la campaña «Clap for Carers». Una que llamó la atención fue de una niña acostada en una cama de hospital con un barbijo.

Objetivo intacto

Antes de publicar las fotos en Instagram, la cuenta @KensingtonRoyal compartió una cita de la duquesa. «Hold todavía tiene como objetivo capturar un retrato de la nación, un espíritu de la nación, lo que todos están pasando en este momento. Fotografías que reflejan la capacidad de recuperación, la valentía y la amabilidad, todas esas cosas que las personas están experimentando».

Kate escogerá personalmente 100 fotografías para la exposición Hold Still. Anteriormente, ella indicó que había sido «impactada» por las muchas imágenes «increíbles» vistas, «que nos han dado una idea de las experiencias e historias de las personas, algunas imágenes desesperadamente tristes que muestran la tragedia humana de esta pandemia».

Comenta con Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar