Fuente: Instagram The Royal Family

La Reina Isabel, de 93 años, sigue desempeñando su agenda de compromisos en medio del brote de coronavirus que, según los últimos datos disponibles publicados la noche del miércoles 25 de marzo, 463 personas han fallecido por el Covid-19 y 9.529 casos han sido oficialmente confirmados en Reino Unido. La monarca sostuvo un encuentro telefónico con el primer ministro de esa nación, Boris Johnson, desde el Castillo de Windsor donde está aislada.

La cuenta Twitter @RoyalFamily expuso ayer una foto de Isabel II hablando por un teléfono antiguo con el alto funcionario británico, junto al mensaje: «La Reina celebró su audiencia semanal con el primer ministro hoy por teléfono. Su Majestad, retratada esta noche en el Castillo de Windsor (en las afueras de Londres), ha mantenido una audiencia semanal con su primer ministro durante todo su reinado».

La reunión se produjo horas después de que se revelara que el hijo mayor de la Reina y el heredero al trono, el Príncipe Carlos, de 71, dio positivo al test diagnóstico de coronavirus. Un portavoz de Clarence House confirmó el resultado en un comunicado, diciendo: «El Príncipe de Gales ha dado positivo por Coronavirus. Él ha estado mostrando síntomas leves, pero por lo demás se mantiene en buen estado de salud y ha estado trabajando desde casa durante los últimos días, como de costumbre».

El padre real del Príncipe William, de 37, y el Príncipe Harry, de 35, está aislado en Birkhall, su hogar en la finca Balmoral de la Reina Isabel en Escocia, junto a su esposa Camilla, duquesa de Cornualles, de 72, quien también fue examinada y resultó ser negativa. Se dice que el Príncipe de Gales se contagió después de su encuentro con el Príncipe Alberto de Mónaco, quien la semana pasada dio positivo con coronavirus.

El diario británico Daily Mail informó el jueves 26 de marzo que la policía de North Yorkshire «ha comenzado a detener los automóviles para exigir a dónde van las personas mientras hacen cumplir el bloqueo de coronavirus de Boris Johnson después de que una encuesta de choque mostró que millones de británicos están rompiendo las reglas». Mientras esto sucede, el Ministerio del Interior está preparando anuncios sobre nuevos poderes de barrido para permitirles dividir grupos.