Fuente: Instagram Kensington Royal

Meghan Markle, de 38 años, siente algo de responsabilidad por la brecha en curso entre su esposo, el Príncipe Harry, de 35, y su hermano, el Príncipe William, de 37, según señala una fuente a Us Weekly. Supuestamente, la duquesa de Sussex cree que los hermanos reales «eventualmente arreglarán las cosas», aunque otras fuentes cercanas al Palacio de Buckingham han señalado que pasará bastante tiempo para que los dos sanen heridas.

En octubre de 2019, el duque de Sussex confesó en el documental de ITV «Harry & Meghan: An African Journey» que tanto él como el futuro rey estaban «ciertamente en caminos diferentes en este momento», al tiempo que aseguró: «Somos hermanos, siempre seremos hermanos . … Siempre estaré allí para él y, como sé, él siempre estará allí para mí». Sin embargo, hasta ahora los dos han preferido guardar distancia y centrarse en atender las necesidades de sus familias.

William y Harry se reunieron tres meses después, en medio de su discordia personal, para emitir una rara declaración que negaba la validez de un informe que afirmaba que la «actitud de intimidación» de William llevó a Harry y Meghan a retirarse de los deberes reales. Es de recordar que a principios de enero, los duques de Susses comunicaron en Instagram su intención de dar un paso atrás como miembros superiores de la Familia Real.

Fuente: Instagram Kensington Royal

«A pesar de las claras negaciones, hoy se publicó una historia falsa en un periódico del Reino Unido que especulaba sobre la relación entre el duque de Sussex y el duque de Cambridge», dijeron los portavoces de los príncipes en enero por medio de un comunicado oficial. «Para los hermanos que se preocupan tanto por los problemas relacionados con la salud mental, el uso de lenguaje inflamatorio de esta manera es ofensivo y potencialmente dañino».

Más reciente, a principios de este mes, los hermanos y sus respectivas esposas se encontraron en el Servicio Anual por el Día de la Commonwealth en la Abadía de Westminster en Londres, donde también asistieron la Reina Isabel, el Príncipe Carlos, y Camilla, duquesa de Cornualles. Harry y Meghan sonrieron y saludaron a William y a la duquesa Kate en su llegada al recinto. Ellos correspondieron al saludo en señal de cortesía, pero no hubo más interacción.

Fuente: Instagram Kensington Royal