Fuente: Instagram Sussex Royal

El Príncipe Harry, de 35 años, y su esposa Meghan Markle, de 38, tendrían intenciones de comprar una mansión en Malibú, después de culminar sus deberes reales oficiales con la monarquía británica el 31 de marzo. La pareja está mirando una mansión de £ 5.4 millones, lo que equivale a $ 7 millones, según informes de medios británicos, incluido el Daily Mail.

En un principio, cuando anunciaron su intención de dar un paso atrás como miembros superiores de la Familia Real, los duques de Sussex prometieron dividir su tiempo entre el Reino Unido y Canadá, donde están establecidos actualmente tras su salida de Londres. Sin embargo, se dice que los padres de Archie, de 9 meses, tienen previsto mudarse a California para estar cerca de Doria Ragland, madre de Meghan.

La mansión que sería habitada por Harry y Meghan en Malibú cuenta con cinco habitaciones, una piscina, cancha de tenis y extensos terrenos. Años atrás era propiedad del actor de «Baywatch», David Charvet, y su esposa Brooke Burke. De concretarse la compra-venta, vivirían cerca de grandes estrellas como Robert Downey Jr, Mel Gibson, Dick Van Dyke y Caitlyn Jenner.

En enero, Caitlyn Jenner, de 70, padre de Kendall, de 24, y Kylie Jenner, de 22, le contó a Loose Women haber escuchado que los Sussex estaban buscando una residencia en Malibú. En el programa de entrevistas, la expareja de Kris Jenner expuso creer que Harry y Meghan «probablemente tuvieron suficiente» para querer salir de la realeza.

Cuando se le preguntó sobre lo que posiblemente sucedería después para la pareja real, expresó: «Probablemente fue muy difícil para Meghan entrar en la Familia Real. Fue un gran shock para ella, probablemente ya haya tenido suficiente. Bien por ellos, veremos cómo va. Escuché que estaban buscando una casa en Malibú. Debe haber sido duro. Todos merecen ser felices».

Fuente: Daily Mail