Joaquín Sabina, de 71 años, fue operado de urgencias en la clínica Ruber Internacional de Madrid, España, después de caerse del escenario del WeThink Center durante el concierto que daría con Joan Manuel Serrat, de 76, la noche del miércoles 12 de febrero. Aunque el parte médico del centro clínico todavía no ha sido dado a los medios, se conoció que la operación terminó con éxito.

El intérprete de éxitos como «Nos sobran los motivos» y «Así estoy yo sin ti» presentó «un pequeño derrame» en la cabeza tras desplomarse de una altura de casi dos metros. «Está bien. Un par de días en observación porque está perfecto», precisó la oficina del artista, asegurando que estará «48 horas en observación».

En un principio le diagnosticaron tres fisuras «limpias y sin desplazamiento» en el hombro izquierdo, pero, posteriormente, se le detectó un pequeño golpe en la cabeza. Aunque el equipo de Sabina aseguró no estar alarmado, sí estaba ansioso de ver qué pasaría con la estrella, sobre todo por su complicado historial de salud que incluye un derrame cerebral en 2001.

Medios españoles señalan que la caída ocurrió cerca de las 21.00 horas, 30 minutos después de comenzar el recital, que fue suspendido y aplazado para el 22 de mayo. Se presume que Sabina «perdió pie» y por eso se cayó. Hacia las 21:40 salió en silla de ruedas al escenario, acompañado de Serrat, para anunciar al público que se retiraría del recinto para ir al hospital.

«Estas cosas sólo me pasan en Madrid, lo siento muchísimo, me he dado un golpe muy fuerte en el hombro», dijo Sabina en medio de aplausos del público. «Me hace que tengamos que suspender con todo el dolor este concierto». Se espera que en las próximas horas se anuncie el parte médico y cómo sigue el cantante.