Fuente: Instagram Sussex Royal

El Príncipe Harry, de 35 años, perdió una queja contra el Mail on Sunday por una historia que el medio británico publicó hace meses sobre fotos de la vida salvaje africana que había compartido el duque de Sussex en Instagram para conmemorar el Día de la Tierra. El tabloide señaló que el padre real nunca dejó claro que los animales habían sido tranquilizados y que el elefante estaba atado.

En su defensa, Harry argumentó que no necesitaba decir ni aclara nada porque había declarado que el animal estaba siendo trasladado como parte de un esquema de conservación. En ese momento, el duque se quejó con el supervisor de prensa Ipso indicándole que el artículo, publicado en abril de 2019, violaba la Cláusula 1 (Precisión) del Código de Prácticas del Editor en el artículo.

Mail on Sunday tituló la nota: «Drogado y atado … lo que Harry no te dijo sobre esas impresionantes fotos de vida salvaje». El periódico señaló que el duque había «evitado notablemente explicar las circunstancias en que se tomaron las imágenes». Además, enfatizó que los seguidores de la cuenta de Instagram @SussexRoyal nunca pudieron ver la cuerda en las patas traseras del elefantes debido a la edición de la foto original.

Harry declaró que la imagen había sido recortada para cumplir con los requisitos de formato de Instagram. En su fallo, Ipso expuso que duque de Sussex había declarado que «no había engañado al público al no explicar las circunstancias en las que se había tomado la fotografía del elefante y que el artículo era inexacto al afirmar que había tratado de engañar al público publicando deliberadamente una versión editada de la fotografía».

Asimismo, dictaminó que no se había incumplido la cláusula de precisión, y puntualizó que no creía que fuera «significativamente engañoso informar que las fotografías publicadas en la cuenta de Instagram del autor no contaban la historia completa y que el autor no había explicado las circunstancias en el que se tomaron las fotografías».