Fuente: Instagram Hailey Baldwin

Ser modelo no es tan fácil como muchos creen. Todo aquel que se dedique a esto debe cumplir con los caprichos y exigencias de los diseñadores, de los editores y fotógrafos de revistas e, incluso, de los estilistas y maquilladores. Los modelos, sean hombres o mujeres, literalmente, son un maniquí viviente que solo prestan su imagen para un propósito en específico: vender.

Esto lo sabe perfectamente Hailey Baldwin. La rubia, de 22 años, anunció hace días su presencia en la portada de la revista Vogue para la edición de octubre. Según la editorial, la esposa de Justin Bieber «se dirige al oeste en las piezas más (top) de esta temporada que vas a querer añadir a tu propio armario».

Las imágenes reflejan a una Hailey con botas, sombreros, sobretodos y un look fresco característico por su melena alborotada, en rulos y sin tanta producción. Pero, detrás de todo eso, hay un gran trabajo que puso a prueba a la top model y que sacrificó, incluso, horas de sueño y esfuerzo físico.

Tabitha Simmons, editora de moda de Vogue, contó en su cuenta personal de Instagram todo lo que le exigió a Hailey antes de realizar la sesión de fotos para la nueva entrega. «Esta fue una sesión tan divertida de @voguemagazine!! Fue mi último trabajo antes del verano y estana lleno de recuerdos entrañables», señala en un pie de foto.

«¿Hailey, puedes subir a un caballo y montar con vaqueros? Hailey, ¿puedes saltar en un río con pescados? ¿Puedes despertar a las 4 am para que podamos fotografiar los globos que se van a la pausa del amanecer? Hailey, ¿puedes sostener un búho?», fueron algunas de las solicitudes que le hizo Simmons a la señora Bieber y que ella logró hacer «con tal estilo y gracia».