Sara Carbonero al pequeño Martín: «Recuerda quién eres»

Sara Carbonero le ha dado por hacer de sus redes sociales un canal para compartir sus vivencias, su nueva forma de ver la vida, sus viajes y muchas reflexiones. Desde que fue diagnosticada con el tumor en uno de sus ovarios, la periodista ya no es la misma, la vida le ha dado una lección y ella la ha sabido asumir de la mejor manera. Lo mismo estaría haciendo con la crianza de sus hijos Martín y Lucas, de cuatro y tres años, respectivamente, y en la relación de pareja que lleva con el portero Iker Casillas, quien también habría cambiado su visión de las cosas que le rodea.

En su cuenta de Instagram, la presentadora de TV ha posteado una hermosa foto de su hijo disfrutando de la piscina natural de Navalacruz, el pueblo del reconocido futbolista. La imagen del pequeño Martín rodeado de agua, árboles y una montaña de fondo, va acompañada con una de las frases de «El Rey León»: «Recuerda quién eres». Al ser ésta una de las películas favoritas del primogénito de Sara e Iker, la conductora no desaprovechó la oportunidad para recordarle que nunca debe dejar a un lado sus raíces.

Sara ha expuesto en reiteradas ocasiones lo orgullosa que está de su hijo. Es de recordar que cuando el niño cumplió cinco años, su madre le escribió una bonita carta donde destacaba toda su personalidad: «Tienes un corazón gigante, eres generoso, observador, detallista, empático y tu sensibilidad y tu manera de ver el mundo te hacen único. Me encanta tu sentido del humor y tu curiosidad sin límites, la que en muchas ocasiones me deja sin respuesta o con una no del todo convincente», decía el escrito. Así es Martín, y eso lo demostró hace un par de semanas al regalarle una rosa roja a su madre, quien se encuentra en estos momentos en un proceso de recuperación, a raíz de la intervención para extirparle el quiste.

La embajadora de Unicef compartió una foto de la rosa que le había llevado a la cama su hijo Martín, la cual había tomado con su pequeñas y suaves manos del jardín de la casa. En su publicación, Sara expone la angustia que sintió al ver que su hijo se pudo haber pinchado con las espinas de la flor, y sí, tenía razón, el pequeño se había lastimado, pero eso a él no le importó. Él, como si fuese una persona grande, le respondió que ese pinchazo en su mano merecía la pena para darle esa sorpresa.

Sara, Iker, Martín y Lucas se encuentran desde hace días a Navalacruz disfrutando sus vacaciones de verano. La artista ha aprovechado su estadía en ese sitio para reencontrarse con la naturaleza y recargarse de buenas energías. En una reciente publicación mostramos una imagen de Carbonero desconectada del mundo, en una piscina natural ubicada en la pequeña localidad abulense. Ella lucía sin tanta producción, con un vestido largo de flores, el cabello suelto un poco alborotado y descalza sobre unas rocas.

Sara Carbonero se reencuentra con la naturaleza