No existen motivos que valgan para que no se desarrolle el Victoria’s Secret Fashion Show, evento que se realiza desde 1955 y expone, más allá de la nueva colección de la marca de lencería, la belleza de la mujer en todo su esplendor. Rumores iban y venían sobre la supuesta desaparición del evento de modas, uno de los más grandes del mundo. Sin embargo, una de las modelos acaba de confirmar que este año no se encenderán las luces del teatro ni se pondrá la pasarela para que los angelitos desfilen.

La modelo Shanina Shaik, de 28 años, reveló a The Daily Telegraph de Australia que el desfile «Desgraciadamente, no va a celebrarse este año». La australiana es imagen de Victoria’s Secret desde 2011 y, desde que se enteró de la noticia, dice sentirse «rara, porque todos los años por estas fechas estoy entrenando como un ángel». La reconocida firma lograba reunir cada año audiencias millonarias, además de hacer majestuosos eventos e invitar a los cantantes del momento para que le pusieran el toque musical a la ceremonia. Pero, ¿qué pasó?

La prestigiosa firma viene presentando problemas en sus últimas ediciones. Se dice que son imnumerables las críticas que han recibido por la preparación física que exigían a las modelos para que se vieran como unas verdaderas «angelitas», así como mostrar una imagen extremadamente sexualizada de las chicas, hasta el punto de verse como seres irreales. No conforme con eso, ha habido una caída en el número de espectadores y posibles problemas internos en la empresa. La incorporación de modelos trans y de tallas grandes a sus filas serían también uno de los causantes.

Shanina Shaik confirma que este año no habrá desfile de «angelitas»

Según cifras que maneja la marca de lencería, el desfile de 2018 obtuvo un mínimo histórico de audiencia. Tan solo lograron reunir 3,3 millones de espectadores, provocando dificultades financieras y pérdidas de casi la mitad de su valor. Sin contar que modelos como Alessandra Ambrosio y Adriana Lima, dos grandes veteranas en el mundo de las pasarelas, habían rechazado seguir con la empresa por la presión que ello requiere. Y no es para menos. Las modelos deben someterse a un estricto régimen alimenticio y de entrenamiento físico de cara al mítico desfile.

Pero esto ya se veía venir, sobre todo por el comunicado que lanzó Victoria’s Secret donde anunciaba cambios de ruta. «La moda es un negocio de cambio. Debemos evolucionar y cambiar para crecer. Con esto en mente, hemos decidido repensar el tradicional desfile de Victoria’s Secret. En 2019 y de aquí en adelante, nos centraremos en el desarrollo de contenido emocionante y dinámico y en un nuevo tipo de evento, que se difundirá entre nuestros clientes en otras plataformas pegadas a la actualidad», decía el documento.

Modelos de Victoria’s Secret