Era sabido que desde el anuncio de la esposa del príncipe Harry, Meghan Markle, como editora invitada de Vogue mucho es lo que se iba a decir; críticas, aplausos, rechazo y halagos era lo que se esperaba, pero una posibilidad de plagio, eso no se intuía, no estaba en los planes, menos si las mentes creativas de la edición de septiembre serían la duquesa de Sussex y Edward Ennidful, editor en jefe de la revista, y quien lleva muchos años cuidando cada texto publicado en ese medio.

El 29 de julio fue revelada la nueva portada de la revista británica con la imagen de 15 mujeres que, de acuerdo con Meghan, están cambiando al mundo a través de sus trabajos, acciones e investigaciones. 15 rostros que, en su mayoría, son reconocidos en el mundo; como por ejemplo el de la otóloga Jane Goodall, Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, al igual que el de las actrices Salma Hayek, Jameela Jamil, Jane Fonda, Gemma Chan, Laverne Cox y Yara Shahidi.

La portada con 15 retratos realizados por la cámara de Peter Lindbergh y un cuadro vacío como especie de espejo para que los lectores también se vean reflejados en ella, resulta similar a una publicación en la que colaboró Meghan Markle en 2017. Se trata de la primera versión del texto «The Game Changers», escrito por Samantha Brett y Steph Adams, que muestra historias inspiradoras de mujeres exitosas como es el caso de Laurie Adams, Arianna Huffington y Rachel Zoe.

Lo que llama la atención es que, al igual que en Vogue, la carátula también expone 15 fotos en blanco y negro, así como la palabra «changer» como parte de su título. Es de recordar que la portada de Vogue se titula «Forces For Change», y el libro de Brett y Adams lleva por nombre «The Game Changers». A esto se le une que ambas publicaciones cuentan con temáticas que tienen una misma intención, y es resaltar las historias de mujeres luchadoras y exitosas para que sirvan como inspiración a otras personas.

Sobre estas similitudes, Samantha Brett declaró al diario Daily Mail en su publicación de Australia, lo siguiente: “Amo a Meghan y soy una gran fan, pero si de lo que la gente nos está alertando es cierto, entonces es extremadamente decepcionante. La similitud es muy halagadora”. La edición de septiembre de Vogue celebra los 103 años de vida de la revista y, además, la primera vez que un miembro de la realeza británica funge como editor invitado.

Portada de Vogue