De que la pandemia del coronavirus está causando estragos en la economía, no quedan dudas. Así lo viene advirtiendo el Fondo Monetario Internacional (FMI) que hoy difundió un comunicado al respecto. Sin embargo, en la ocasión la entidad optó por destacar la recuperación y actuación de China ante esta enfermedad.

“La experiencia de China hasta ahora muestra que las políticas adecuadas marcan una diferencia en la lucha contra la enfermedad y la mitigación de su impacto, pero algunas de estas políticas plantean difíciles disyuntivas económicas. La contención eficaz del virus se produce a costa de la desaceleración de la actividad económica”, informa la nota de El Intransigente.

Del mismo modo, la entidad financiera remarcó en que el golpe económico no distingue entre factores negativos, sean estos sanitarios o no. Asimismo insistieron en destacar el accionar del Gobierno chino. “En el caso de China, las autoridades implementaron fuertes restricciones a la movilidad, tanto a nivel nacional como local”, remarcó la organización.

Desde el FMI se tomaron el tiempo de aclarar esta situación, para advertir sobre las complicaciones y necesidades económicas del resto de los países en el marco de la pandemia. “Está claro que, a medida que la pandemia se propague por todo el mundo, los más afectados necesitarán apoyo para contener el virus y retrasar su propagación a otros países. El shock del coronavirus es grave incluso en comparación con la crisis financiera mundial en 2007–08”, agrega el comunicado.

Golpe a la economía mundial

El FMI remarcó el elevado costo económico que significó para China, además de los daños sanitarios, reflexionó sobre esta situación y aclaró que tendrá un rebote significactivo en la conomía mundial. “Lo que comenzó como una serie de interrupciones repentinas de la actividad económica, se extendió rápidamente por toda la economía. Se convirtió en un shock total que afectó simultáneamente a la oferta y la demanda. Eso se observa en los muy débiles registros de la producción industrial y las ventas minoristas”, remarcó la institución.

“Salvaguardar la estabilidad financiera requiere medidas enérgicas y bien comunicadas. Las últimas semanas han mostrado cómo una crisis de salud, aunque sea temporal, puede transformarse en un shock económico en el que la escasez de liquidez y las perturbaciones del mercado pueden amplificarse y perpetuarse”, reflexionaron desde el FMI.