Día clave para la deuda bonaerense: ¿se llegará a un acuerdo?

Hoy es el día límite para que el Gobierno bonaerense logre un 75% de adhesión a su propuesta.
<a href="https://elcivico.com/economia/2020/01/31/dia-clave-para-la-deuda-bonaerense-se-llegara-a-un-acuerdo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-31T10:07:39-03:00">enero 31, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-31T10:07:40-03:00">enero 31, 2020</time></a>

En el día de hoy vence el plazo para que los acreedores del bono BP 21 respondan si aceptan o no a la propuesta de renegociación de la deuda de la Provincia de Buenos Aires. Para que la medida se haga efectiva es necesario contar con la adhesión del 75% de los bonistas. Caso contrario, la Provincia de Buenos Aires caerá en default, ya que no tiene los recursos suficientes para hacer el pago ahora.

Si bien se ha llegado a un nivel de adhesión del 26%, el deseado porcentaje objetivo todavía queda muy lejos. Más allá de las conversaciones que el gobernador Axel Kicillof mantuvo con los acreedores, no se estaría llegando a la cifra necesaria para oficializar la medida. Tal como informó el Cívico, “simplemente esperen un poco más”, les solicita el gobernador a los bonistas en relación en relación al pago.

Fuente: Wikipedia

Formalmente, el 5 de febrero próximo es el día exacto en el cual se debe abonar los US$ 250 millones de dólares. En este sentido, uno de los puntos complejos de esta propuesta es la gran dispersión de los tenedores de títulos, ya que no hay claridad de su propiedad y cuesta identificar quiénes son.

Por otro lado, sigue el debate sobre quién contrajo la deuda. En declaraciones previas, Kicillof hizo responsable al gobierno de María Eugenia Vidal por la probable cesación de pago ya que, si bien el BP21 fue emitido durante el gobierno de Daniel Scioli en 2011, Vidal “endeudó de tal forma a la provincia que complicó el pago de este vencimiento”.

Cabe destacar que, esta negociación de la deuda provincial se enmarca en la reestructuración de la deuda a nivel nacional, y se tomaría como ejemplo para futuras negociaciones. A pesar de las intenciones del Gobierno nacional para reavivar la confianza en la economía argentina, todavía sigue siendo difícil controlar el sistema de endeudamiento y los inversores miran con escepticismo.