Se oficializó el aumento salarial del 30% para el personal doméstico

El Gobierno dio a conocer este viernes las nuevas escalas salariales para el personal doméstico. El Ejecutivo dispuso una mejora del 30 por ciento anual en todo el país, a aplicarse en tres cuotas. La medida fue formalizada en el Boletín Oficial por medio de una resolución de la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares.

Tal como fue mencionado, el incremento de las remuneraciones horarias y mensuales mínimas será escalonado en proporciones iguales. La primera cuota (10%) será retroactiva al mes pasado. Las dos restantes también se fijaron por el mismo porcentaje (no acumulativo) y se aplicarán sobre los ingresos de agosto y noviembre.

De acuerdo con lo dispuesto por el Gobierno, el valor de la hora a partir de junio se fijó en 113,5 pesos, cuando el trabajador se retira del domicilio, y en 122 pesos, cuando permanece allí (cama adentro). En base a estos valores, el salario mensual quedó fijado en $13.794 y $15.539, respectivamente.

El Ejecutivo indicó que el aumento se estableció luego de un intercambio entre las representaciones sectoriales de los trabajadores y empleadores, y de los ministerios que integran la Comisión Nacional de Trabajo para el Personal de Casas Particulares. Cabe destacar que «el plazo de vigencia del acuerdo alcanzado se extiende desde 1 de junio de 2019 y hasta el 31 de mayo del 2020», según indica la resolución.

El texto publicado esta mañana en el Boletín Oficial señala que las partes «han asumido el compromiso de acordar un incremento salarial sobre los salarios mínimos establecidos por la Resolución CNTCP N° 1/19 a partir del 1 de junio de 2019». Tal como fue anticipado, se coincidió en otorgar un aumento del 30% sobre la escala salarial aprobada mediante dicha disposición.

Modalidades de trabajo

Dependiendo de las tareas que realiza, el empleado en casas particulares se ubica en diferentes categorías. Cada una de ellas tiene asignada una salario mínimo, variable según si se trabaja bajo la modalidad «con retiro» o «sin retiro». También se fija una remuneración por hora y una mensual para cada caso.

En concreto, un trabajador doméstico puede desempeñarse como supervisor o casero. También puede realizar tareas específicas como cocinero o dedicarse a tareas generales, por ejemplo, la limpieza, el lavado y el planchado. Una última alternativa laboral es la asistencia y el cuidado de personas.