Fuente: portal oficial del Gobierno de la Ciudad.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires analiza comprar 2.700 ataúdes y 1.600 urnas funerarias, en medio de la pandemia por coronavirus. El vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, explicó que las autoridades sanitarias buscan prever que se genere “un cuello de botella” por este tema. “Tenemos que estar preparados para todos los escenarios”.

Santilli explicó que se trata de una licitación pública que se realizó antes de que se declare la emergencia sanitaria en el país, y aclaró que aún se encuentra en licitación. “No significa que sucedan esas cosas, sino que como Gobierno tenemos que estar preparados”, remarcó el dirigente de Juntos por el Cambio en declaraciones a Radio Rivadavia, según informa la nota de El Intransigente.

Según detalló el vicejefe de Gobierno, la licitación consiste en 1.900 ataúdes para adultos, 800 para niños y 1.600 urnas funerarias para depositar cenizas. La compra preventiva por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires significaría una inversión de 11.640.400 pesos, según consigna NA. La licitación tuvo lugar el 20 de febrero y contempla la adquisición por dos años.

“Es la planificación de la autoridad sanitaria, que debe prepararse para todo. No significa que suceda, pero la autoridad sanitaria no puede tener un cuello de botella en camas, en respiradores y en médicos. Y en este segmento también debe estar preparado”, recalcó el vicejefe de Gobierno en la entrevista radial.

Hasta el momento en la Ciudad de Buenos Aires se registraron tres de las ocho muertes registradas en toda la Argentina, producto del coronavirus. No obstante, también se aclaró que los ataúdes y las adquisiciones funerarias no serán utilizadas exclusivamente para el fallecimiento de personas por COVID-19 en la ciudad.