El Gobierno solicitó que el crucero varado en el Puerto de Buenos Aires sea removido

El remolque puede llegar a costar hasta 60 mil dolares.
<a href="https://elcivico.com/actualidad/2019/11/23/el-gobierno-solicito-que-el-crucero-varado-en-el-puerto-de-buenos-aires-sea-removido-del-puerto/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-23T13:49:56-03:00">noviembre 23, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-23T13:50:18-03:00">noviembre 23, 2019</time></a>

El buque que se halla embargado en el Puerto de Buenos Aires tenía como último punto de arribo a la Antártida.  Ocurrió que el Gobierno pidió ante la Justicia que se remueva el navío de 162 pasajeros. La solicitud fue redactada por la Administración General de Puertos (AGP), dirigida por el interventor Gonzalo Mórtola.

El 4 de noviembre de este año, la embarcación de nombre “Resolute” se instaló en uno de los muelles de la Terminal Río de la Plata (TRP). Luego de establecerse en dicho punto, los juzgados Federal 6 de primera instancia en lo Civil y Comercial y el Federal 1 de Ushuaia procedieron a efectuar un embargo debido a una gran cantidad de normas que habían sido incumplidas por la empresa “One Ocean Expeditions“. Si bien la compañía no es la dueña de la nave, sí tiene a su cargo el servicio turístico del barco.

La problemática nació cuando cuando dos firmas  petroleras que le proporcionaban combustible al crucero, le iniciaron un reclamo. Al mismo tiempo, surgió otro pedido, éste vinculado con la mora que la firma tiene con sus empleados y con el gran número de pasajeros que sufrieron las consecuencias.

No obstante, si la remoción del buque se concreta, la efectividad de la medida implicará un elevado costo económico, el cual puede llegar a estar alrededor de los 60 mil dólares. En su esquema original, el navío debía haber zarpado a inicios de este mes desde Ushuaia y después dirigirse hacia la Antártida. Cientos de turistas pagaron un monto superior a los 20 mil dólares por una estadía de siete días y con ella gran cantidad de actividades que no pudieron disfrutar. 

Mediante un comunicado difundido a través de las redes sociales, el titular de la empresa Andrew Prossin aseguró que va a devolverle la plata tanto a los pasajeros como a las compañías subcontrastistas que se vieron afectadas. “Desafortunadamente, la difícil realidad es que en los últimos meses no hemos estado a la altura de estas altas expectativas que nos fijamos como líderes en la industria de cruceros de expedición”, explicó el presidente de la firma y prosiguió: “Como resultado del incumplimiento del contrato que sufrimos a principios de este año, nuestra compañía ahora se encuentra en un período difícil de reestructuración”.