ACTUALIDAD

Cartoneros marchan para exigir la derogación del decreto que permite importar basura

Cartoneros marchaban a la sede de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable para reclamar que se derogue el decreto que «flexibiliza normativas ambientales y excluye el trabajo de recicladores». Asimismo, exigieron que sea reconocido el rol que desempeñan en la sociedad, a pesar de que el titular de la mencionada entidad gubernamental, Sergio Bergman, considera que el Gobierno sí «fomenta y apoya el trabajo de reciclado que realizan los cartoneros y la colocación de sus productos en el mercado».

Miembros de la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR) se concentraron a las 10:00 en el Obelisco, desde donde marcharon hacia la sede de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, ubicada en San Martín 451. La medida de fuerza fue convocada en rechazo del Decreto 591/2019, que permite la importación de residuos sin necesidad de presentar un certificado de inocuidad.

«Permiten la importación de basura y materiales reciclables. Si la industria necesita, que vengan y nos compren los materiales a nosotros. Ante semejante ajuste, se vienen a meter con nuestro sector», cuestionó la referente de FACCyR Jacqueline Flores. La dirigente destacó además que en toda la Argentina hay alrededor de 200 mil recicladores urbanos que no cuentan con ningún reconocimiento por parte del Gobierno.

Pese a la visión del sector, Bergman consideró que el Gobierno fomenta y apoya «el trabajo de reciclado que realizan los cartoneros y la colocación de sus productos en el mercado». Asimismo, defendió el polémico decreto, que catalogó de una política de producción en el marco de una economía circular.

Según el funcionario, la normativa, que modifica la ley de Residuos Peligrosos, solo permite el ingreso de aquellos «insumos que han sido valorizados a través de distintos procesos y convertidos en nuevas materias primas según normas internacionales, como se hace en Estado Unidos y en la Unión Europea«.

«A partir del decreto 591, solo se deja ingresar lo que dejó de ser residuo y pasó a ser un insumo para la industria, previa validación de las autoridades nacionales de Producción, que confirma que la industria lo va a usar para una demanda específica y que no hay posibilidad de conseguir ese insumo en Argentina; y de Ambiente, que corrobora que su importación no impactará en el ambiente ni en la salud de la gente», explicó Bergman.

El lunes pasado, funcionarios de la Secretaría de Ambiente y del Ministerio de Producción y Trabajo se habían reunido con referentes de la CTEP para proponerles conformar una mesa de trabajo conjunta y, así, definir cómo reglamentar el decreto en cuestión. Juan Grabois, referente de dicha agrupación, se había manifestado en contra de la medida, por considerar que «vamos a gastar las pocas divisas que nos quedan para que algunos socios del Gobierno puedan importar alegremente la basura del primer mundo»

Comenta con Facebook
Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar