La increíble historia de cómo Ignacio Anaya García creó los nachos

Fuente: captura.

El personaje del doodle de hoy le dio vida a este popular platillo hace no muchos años
<a href="https://elcivico.com/actualidad/2019/08/15/la-increible-historia-de-como-ingnacio-anaya-garcia-creo-los-nachos/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-08-15T11:04:59-03:00">agosto 15, 2019</time></a>

Su historia transcurrió en una cocina, lugar donde dio nacimiento a uno de los snacks más populares del mundo y más representativo de la gastronomía de su México natal. Ignacio Anaya García, protagonista del doodle del día de la fecha, fue el responsable de la creación de los nachos, esos deliciosos triángulos de tortilla de maíz fritos que llevan por nombre el apodo de su ideólogo. Por descabellado que parezca, la historia de este platillo es relativamente reciente, ya que su autor los hizo por primera vez en 1943.

Poco se sabe sobre la vida de Ignacio. Los pocos datos disponibles sobre él son que nació el 15 de agosto de 1895 en el estado de Chihuahua, que vivió en Piedras Negras por 18 años y que pasó algún tiempo en Texas. También se tiene algún que otro conocimiento sobre su vida laboral, como que trabajó en un restaurante de Acuña y en el Café Apolo, de Torreón. Su destino profesional lo llevó, finalmente, al Victory Club, de Piedras Negras, donde dio origen a su plato emblema hace más de setenta años.

En este último establecimiento, mientras se desempeñaba como jefe de meseros en plena Segunda Guerra Mundial, el protagonista del doodle de este jueves recibió a un grupo de esposas de militares estadounidenses, deseosas por comer algún aperitivo. La urgencia por satisfacer a sus clientas y la ausencia del responsable de la cocina en esos momentos llevaron a Anaya García a improvisar alguna comida rápida y sabrosa. Fue así que ideó un platillo a base de triángulos de tortilla fritos, queso Wisconsin rallado y fundido, y rodajas de jalapeño.

Una de las comensales, de apellido Finan, tomó el sobrenombre del cocinero y le puso al plato “Nacho’s Special” (el “especial de Nacho”). Otras versiones indican que fue el propio Ignacio quien apeló a su creatividad y denominó así a su obra. Se cree que esta botana, denominación que reciben en México los aperitivos, se esparció por el mundo una vez que los miembros de la milicia de Estados Unidos que habían probado la preparación culinaria regresaron a su tierra. Pese a la popularidad que cobró su invento, Anaya García no obtuvo ningún rédito económico de él.

Casi veinte años más tarde de la creación de los nachos, en 1961, Ignacio Anaya junior trató de patentar el platillo creado por su ya fallecido padre. Sin embargo, para ese entonces, ya se servía en una gran cantidad de restaurantes alrededor del mundo. De hecho, habían aparecido nuevas versiones que se sumaban a la original. “Yo he estado desde Piedras Negras hasta Chicago y en Texas y simplemente sonrío cuando veo que en un menú hay ‘Nacho’s Special’. Si supieran que se originó de mi papá y que nunca explotó su idea, pero nos ha dado mucho honor y orgullo a la familia Anaya y a la ciudad de Piedras Negras”, dijo el heredero de Don Nacho en una entrevista para el diario La Vanguardia.