Facebook admitió una falla que permitió que niños chatearan con extraños

Mientras que los candidatos utilizan sus servicios para acercarse a su electorado, papás y mamás se mantienen cautos de los alcances de las redes sociales cuando son utilizadas por sus hijos. No es para menos, ya que Facebook reconoció el martes que una falla en Messenger Kids permitió que niños participaran en chats grupales con personas que no habían sido aprobadas por sus padres. La empresa encabezada por Mark Zuckerberg informó que ha estado cerrando las conversaciones implicadas y que ha notificado a miles de progenitores que sus chicos se han conectado involuntariamente con extraños.

«Recientemente, notificamos a algunos padres de usuarios de cuentas de Messenger Kids sobre un error técnico que detectamos que afecta a una pequeña cantidad de chats grupales», afirmó Facebook luego de ser consultado por la agencia de noticias AFP. La compañía indicó además que los chats afectados fueron desactivados y que les proporcionó a los padres recursos adicionales sobre Messenger Kids y seguridad en línea. Un dato a tener en cuenta es que la política de la firma exige que el usuario tenga como mínimo 13 años para poder crear una cuenta.

El sitio web de noticias tecnológicas The Verge fue el primero en informar lo ocurrido. El portal especializado dio a conocer el hecho publicando una copia del alerta que se les envió a los padres. En la advertencia, se los notificaba de una falla que permitía a un amigo del niño crear una conversación grupal con personas que no figuraban en la lista de contactos autorizados para su hijo o hija. Ello sucedía a pesar de que la participación en el chat grupal estaba todavía limitada por las restricciones configuradas por los padres.

En diciembre de 2017, Facebook presentó Messenger Kids, una versión de su popular aplicación Messenger que fue especialmente diseñada para que niños de entre seis y 12 años se conecten con otros chicos de esas mismas edades bajo la supervisión de los padres. La app es gratuita y permite hacer videollamadas y enviar mensajes, que no desaparecen ni se pueden ocultar para que puedan ser revisados. En su momento, la red social explicó que había lanzado esta propuesta para que fuera un entorno comunicacional seguro porque muchos niños habían estado chateando hasta entonces sin ningún tipo de protección.

Lo ocurrido con la mencionada aplicación podría suscitar dudas sobre si la red social violó la ley con respecto a la privacidad de los niños. Esta falla en la compañía de Zuckerberg se produce en un escenario un tanto complejo para Facebook, ya que intenta levantar su imagen y reconstruir la confianza de usuarios y reguladores. Y es que el gigante de internet con sede en Menlo Park, California, continúa lidiando con las consecuencias de las revelaciones sobre el uso de datos personales de decenas de millones de usuarios por la consultora política Cambridge Analytica, que trabajó en la campaña presidencial del estadounidense Donald Trump en 2016.