Nueva protesta con liberación de molinetes en la línea B

Los subtes han sido noticia esta semana, debido a que sus trabajadores han decidido alzar su voz en contra de la situación laboral que atraviesan. El martes, como comentaba El Cívico, la línea D fue escenario de un paro de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), mientras que el lunes la protagonista fue la línea B con el levantamiento de molinetes en la estación Lacroze. Esta última red volvió a repetir esta estrategia de liberar la entrada de los pasajeros para reclamar por la presencia de asbesto, un material cancerígeno, en formaciones, estaciones y túneles. Esta vez, la protesta se realizó en la estación Juan Manuel de Rosas.

La medida de fuerza, por medio de la cual los usuarios pudieron viajar sin pagar su boleto, comenzó a las 08:00 y estaba previsto que se extendiera hasta las 10:00. Por sus características, la acción gremial no afectó el funcionamiento ni el recorrido habitual de las formaciones. La decisión de liberar los molinetes apunta a visibilizar los reclamos de los trabajadores del sector sin perjudicar a los ciudadanos, sobre todo en horas donde la demanda de este medio de trasporte es elevada.

Este medio anticipaba este medio, ayer se organizó una volanteada en la estación Carlos Pelegrini para informar que las formaciones se encuentran infestadas con amianto, un material de construcción compuesto por fibras microscópicas que permanecen en el aire y que representan un riesgo respiratorio para quienes tienen una exposición prolongada a ellas, como es el caso del personal del subte. En un breve texto, los metrodelegados dejaron en claro que «todo esto se da en el marco de un gravísimo problema de salud pública por la presencia de material cancerígeno en la red, responsabilidad compartida de la empresa y el Gobierno de la Ciudad.

El dirigente gremial Claudio Dellacarbonara dialogó con la prensa desde la estación Juan M. de Rosas y afirmó que no se descarta la opción de medidas de fuerza más fuertes. El sindicalista justificó la posibilidad de recrudecer las protestas, ya que «estamos hablando que hay un problema que está afectando la salud y la integridad física de los trabajadores y los usuarios». Según explicaron desde el gremio, la operadora Metrovías no ha tomado en cuenta la denuncia de contaminación realizada por el personal. «Nos están buscando con la ART si tenemos cáncer en los pulmones. Estamos yendo a hacernos estudios mientras no sacan el asbesto de acá. Nosotros pedimos eso, que lo saquen de acá y del resto de las líneas», explicaron los metrodelagados, quienes aseguraron que las redes C, D y E también tienen asbesto.

El reclamo por la presencia del mencionado material cancerígeno en las formaciones e instalaciones no es el único que tienen los empleados del subte, quienes plantearon en un comunicado que «hace meses que venimos denunciando los diferentes ataques de la empresa Metrovías contra los trabajadores, el faltante de personal, la violación del convenio colectivo y el incumplimiento de acuerdos firmados». A estas cuestiones se suma la negativa de la compañía «a tomar intervención en un caso de violencia laboral y acoso sexual por parte de un supervisor contra una trabajadora de dicho sector». Por tal motivo, habrá una protesta en la línea E y el premetro desde las 16:30.