Agrupaciones sociales organizaron una jornada nacional de ollas populares

Ni unos ni otros han decretado el «alto el fuego» en su enfrentamiento por la situación socioeconómica. Estos últimos días, fueron noticia los enfrentamientos entre el oficialismo y las organizaciones sociales, cuya voz estuvo representada por el dirigente Juan Garbois. Este miércoles los reclamos de las agrupaciones vuelven a visibilizarse en las calles, ya que militantes de distintas pertenencias encabezan una nueva jornada de movilizaciones y ollas populares en la Ciudad de Buenos Aires y distintos puntos del país para protestar, principalmente, por la emergencia alimentaria.

Desde temprano, manifestantes de distintos arcos ideológicos se congregaron en las sedes de varias instituciones públicas, como el Ministerio de Desarrollo Social, la Secretaría de Trabajo y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). La marcha es liderada, entre otros, por los movimientos Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP). A esta última agrupación pertenece Grabois, quien tuvo duros cruces con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, como bien narraba a sus lectores El Cívico.

Las organizaciones, que a las 13:00 tenían previsto un acto de cierre de su manifestación en el Obelisco, reclaman una prórroga por cuatro años de la emergencia social y que el Gobierno declare la emergencia alimentaria, en adicciones y en violencia de género. Otra de las causas que las llevaron a movilizarse por las calles de la Capital Federal es el tratamiento de la ley de Urbanización de Barrios Populares. También luchan por su inclusión en el Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil.

Esta protesta llega luego de que la Universidad Católica Argentina (UCA) informara que la pobreza ya alcanza al 35% de la población y de que la Dirección General de Estadísticas y Censos porteña confirmara que la Ciudad tiene 94.000 pobres más que el año pasado, como explicaba este medio. Sobre estas alarmantes cifras opinó Fredy Mariño, referente de la CCC, quien planteó que «el hambre se agudiza cada día más y los números de la UCA refrendan lo que las organizaciones sociales planteamos, porque es lo que vivimos en nuestros barrios».

Otro dato alarmante que se conoció recientemente es que en Capital Federal una de cada tres personas se va a dormir con hambre para que sus hijos puedan comer. Esta situación, abordada por El Cívico días atrás, se ve agravada no solo por la malnutrición, sino por el hecho de que hay quienes directamente no tienen nada para comer en todo el día. «Directamente, no hay comida. Ni de la buena ni de la mala, ninguna», había alertado la pediatra Alicia Benitez en una presentación en el Congreso para pedir que se sancione una ley de emergencia alimentaria, mismo reclamo que hicieron hoy las agrupaciones sociales.