Dos detenidos por enfrentamientos entre la Policía de la Ciudad y organizaciones sociales

Como ha venido narrando El Cívico en los últimos días, diversas instituciones se han abocado a realizar acciones solidarias para ayudar a las personas en situación de calle a afrontar las bajas temperaturas. Este martes, representantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) intentaron instalar una carpa refugio en el Obelisco mientras repartían comida y colchones, pero la Infantería de la Policía de la Ciudad lo impidió, ya que no habían gestionado el permiso correspondiente. La situación decantó en un enfrentamiento, que terminó la detención de dos personas. Pese a todo, los movimientos sociales pudieron cumplir con su cometido de entregarle mercadería y demás a la gente sin techo que se acercó hasta el lugar.

Los incidentes iniciaron luego de que se intentara montar una carpa en la Plaza de la República sin contar con un permiso previo, de acuerdo con lo señalado por la Fuerza porteña. Ello provocó que hubiera momentos de tensión y forcejeos entre el cuerpo de Infantería y los manifestantes. Los primeros lanzaban gases lacrimógenos y los segundos contestaban arrojando piedras. La tensión fue incrementándose poco a poco hasta que uno de los protestantes fue reducido violentamente por los efectivos e introducido en un carro de asalto.

Fuentes policiales indicaron que «a instancias de lo solicitado por Espacio Público se hizo un barrido de la zona del Obelisco porque las organizaciones sociales que pretendían instalar una carpa en el lugar no tenían el permiso correspondiente y allí surgieron los incidentes». Cabe destacar que, para realizar esta clase de acciones, previamente, se debe solicitar la autorización del Gobierno de la Ciudad, tal como lo hizo el sindicato de Camioneros, que montó una olla popular en la Plaza del Congreso «para mitigar el hambre». Sin embargo, las organizaciones sociales que pretendían acampar en el Obelisco no habían gestionado el aval de las autoridades, por lo que se cumplió con la orden de desalojo emitida por la mencionada cartera porteña.

De acuerdo con voceros de la Policía de la Ciudad, «a la mañana, en Plazoleta Sur del Obelisco, se congregaron alrededor de 400 personas de MTE, CTEP y Frente Darío Santillán, quienes también instalaron un gazebo para repartir alimentos. Siendo las 16:00, aproximadamente, el dirigente Juan Grabois manifestó intenciones de armar una carpa para varias personas, lo que fue negado por Espacio Público». «Al ser notificados, se tornaron hostiles y arrojaron elementos contundentes hacia el personal policial y, como consecuencia de ello, se detuvo a dos de los agresores, que fueron retirados de la zona», añadieron portavoces consultados.

Mientras se llevaba adelante el reclamo, Grabois, líder de la CTEP, dialogó con los medios y defendió las actividades que se estaban realizando en ese punto de la Ciudad, ya que no interrumpían el tránsito. «Creo que quisieron impedir que se bajen las ollas populares donde se va a hacer el guiso. Ustedes pueden ver el nivel de paz y organización que hay en esta movilización», señaló. «Pedimos que reactiven el programa Buenos Aires Presente, que está totalmente desfinanciado; pedimos cinco centros integradores comunitarios; pedimos becas para los pibes que están en situación de adicción y la única respuesta que tenemos es un montón de policías pegándoles a nuestros compañeros», agregó el dirigente social.

Por su parte, Rafael Klejzer, el secretario general de la CTEP porteña, afirmó que este miércoles la Policía de la Ciudad reprimió duramente a gente en situación de calle. «El Gobierno es un desastre y lo que más odia son las ollas populares porque quieren esconder la pobreza debajo de la alfombra», opinó. En declaraciones radiales, el dirigente confesó: «Esperábamos represión, pero no con estas características, siempre está la posibilidad de que no te dejen instalar. Lo que pasa es que terminaba con 2.000 personas acá».

El Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Amor, concurrió al lugar del incidente y dialogó con las dos partes en pos de llegar a un acuerdo. Entrevistado por el canal TN, el funcionario porteño precisó que «mañana (por hoy) se va a realizar una reunión de un representante de la organización con funcionarios. Se acordó que no se va a instalar la carpa. Este fue uno de los pedidos que hizo Marcelo D’alessandro, el Secretario de Seguridad. Lo que sí, se van a instalar ollas para dar de comer».