Importantes empresarios calificaron de abusivas y electoralistas las medidas de fuerza de los aeronáuticos

La polémica por los reclamos de los trabajadores aeroportuarios está lejos de menguar. El Gobierno ya había alzado su voz en contra de la situación. Basta recordar que el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, había hablado de una actitud patoteril por parte del titular de Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Pablo Biró. A la postura detractora del oficialismo se suman ahora los cuestionamientos de empresarios de diversos rubros, quienes criticaron las medidas de fuerza impulsadas por el sector aeronáutico en los últimos días y acusaron a los gremios de emprender acciones abusivas y electoralistas.

El Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) expresó en Twitter su «rechazo total a medidas abusivas del sindicato Pilotos y Cabina que toman a la sociedad como rehén, conspiran contra la creación de empleo argentino y en nada suman a la defensa de los derechos de los trabajadores». La postura de esta entidad traza un curso importante en el curso futuro del conflicto gremial, ya que la organización agrupa cerca de 500 empresas, que en conjunto representan el 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

En diálogo con el periódico Infobae, el vicepresidente del instituto, Roberto Murchison, explicó que, «básicamente, ese tuit tiene que ver con un posicionamiento desde IDEA, que este año quiere tener una voz activa en la sociedad, desde una mirada estratégica basada en tres pilares: el desarrollo económico sustentable, la calidad institucional y la integración social». El número dos de la entidad señaló que antes se «reflexionaba sobre estas cosas en el seno del empresariado, pero vemos que la sociedad también espera escuchar nuestra voz en situaciones como ésta, donde se utiliza un derecho legítimo de los trabajadores que es la huelga para tomar de rehenes a los ciudadanos».

La visión del empresariado argentino es muy dura con respecto a los reclamos de los aeronáuticos. Los ejecutivos plantean que las protestas del sector esconden intereses electorales, ya que argumentan que algunos de los dirigentes sindicales tienen afinidades partidarias. Ello también había sido manifestado por el ministro Dietrich, quien considera que Biró adhiere al kirchnerismo. Además, como contaba este medio, el ministro había manifestado que la única intención que tienen (los gremialistas) es que este Gobierno no esté más. Así hacen política, de una forma autoritaria que afecta los derechos de las personas que quieren vivir sin problemas».

El Cívico daba a conocer este lunes la defensa del secretario general de APLA, quien negó su pertenencia al espacio político que encabeza la expresidenta Cristina Kirchner. «Hicimos un quilombo descomunal y ahora resulta que lo hice porque soy kirchnerista, cuando el kirchenrismo me putea en ocho idiomas porque cuando estuvieron en la gestión tampoco les fue fácil lidiar con nosotros», planteó días atrás en diálogo con Radio Rivadavia. El dirigente también había defendido la metodología que utilizan los trabajadores para reclamar por mejoras laborales, ya que considera que «hay que pasar un bloqueo mediático muy grande» para hacerse escuchar.

Pese a que el sindicalismo sostiene que las medidas de fuerza están orientadas a obtener mejoras operativas, lograr recomposición salarial y proteger los puestos laborales, el empresariado nacional no opina lo mismo. «No se está buscando crear más y mejores fuentes de trabajo, sino perjudicar al país a través de la extorsión a la sociedad», comentó un empresario al matutino Clarín. El vicepresidenre de IDEA comparte esta postura y declaró en Infobae que «este tipo de estrategias se usan más por posicionamiento político que para defender los derechos de los trabajadores».

«Nuestra voz»

A raíz del último paro general, que se organizó el 29 de mayo pasado, importantes empresarios del país crearon un grupo de Whatsapp, al que llamaron «Nuestra voz», para intercambiar opiniones. El chat cuenta con un abultado número de integrantes, ya que involucra a 256 ejecutivos. Algunos de sus miembros son Martín Migoya (Globant), Carlos Miguens (Sadesa), Federico Braun (Supermercados La Anónima), Cristiano Rattazzi (Fiat Auto), Martín Cabrales (Cabrales), Marcos Galperín (Mercado Libre), Hugo Sigman (Grupo Insud), Roberto Souverin (Despegar) y Gabriel Martino (HSBC). El impulsor de esta vía de comunicación directa fue Migoya, quien tuvo el visto bueno del presidente Mauricio Macri por esta iniciativa.