Bajas temperaturas: cómo prevenir intoxicaciones por el uso de la calefacción

Con la llegada del invierno y las bajas temperaturas, deben implementarse medidas preventivas para el cuidado de la salud
<a href="https://elcivico.com/actualidad/2019/06/19/bajas-temperaturas-como-prevenir-intoxicaciones-por-el-uso-de-la-calefaccion/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-06-19T13:54:52-03:00">junio 19, 2019</time></a>

El viernes comienza el invierno y, con la llegada de la época más fría del año, aumenta el consumo de la calefacción. Estufas, calefactores, caloventores, hornallas, cualquier artefacto que provea calor es bienvenido. Sin embargo, un uso descuidado de los mismos acarrea riesgos como la intoxicación por monóxido de carbono o por dióxido de nitrógeno.

De acuerdo con la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), si bien la calefacción es un buen modo de combatir el clima invernal, también puede resultar perjudicial para la salud, dependiendo del sistema empleado y de la temperatura a la que se lo utilice. Tal como indica NA, la entidad recomienda optar por losas radiantes, radiadores, algunos tipos de estufas eléctricas y calefactores de combustión cerrada. Esto debe ser tenido en cuenta especialmente por quienes padecen problemas respiratorios crónicos.

Otra sugerencia hace a la temperatura a la que se calefaccionan los ambientes, la cual no debería superar los 23 grados. También debe tenerse la precaución de que la humedad debe oscilar entre 50 y 70 por ciento. Con ello se busca evitar un fuerte contraste térmico entre el interior y el exterior, lo cual podría reducir la capacidad de respuesta de las defensas del organismo.

Intoxicación por monóxido de carbono (CO)

Según explica el Ministerio de Salud de la Nación, “el monóxido de carbono es un gas tóxico, sin color ni olor, por lo que se lo conoce como ‘el asesino invisible’. Este gas se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales tales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas oil, nafta”.

La intoxicación por CO causa en el país 200 muertes al año. Esto se debe a que la inhalación de este gas muchas veces pasa inadvertida, ya que es inodoro, incoloro y no irrita las mucosas. Si bien los síntomas pueden variar de persona a persona, algunos de los más representativos son dolor de cabeza, náuseas, vómitos, mareos y convulsiones. Ante cualquier duda, se recomienda abrir ventanas y puertas, tomar aire fresco, apagar los artefactos de gas y acudir a emergencias.

Esta problemática puede evitarse, según el Ministerio de Salud, controlando la instalación y el funcionamiento de calefones, termotanques, estufas a gas, hogares a leña, calderas y cocinas, entre otros artefactos. La cartera también recomienda ventilar bien todos los ambientes al menos una vez al día.

Intoxicación por dióxido de nitrógeno (NO2)

El dióxido de nitrógeno es otro gas perjudicial para la salud. El mismo es liberado por cocinas, hornos de gas y estufas de parafina que no funcionan correctamente. Al igual que el monóxido de carbono, no se huele ni se ve. Sin embargo, a diferencia del anterior, sí irrita las mucosas, por lo que puede disminuir la función pulmonar, especialmente, en pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, alérgicos y asmáticos.

Los principales síntomas de intoxicación por NO2 son molestias al respirar o sensación de falta de aire, tos, flema, congestión, cansancio e irritación ocular y de garganta. Estos pueden prevenirse asegurando que la humedad del ambiente se encuentra dentro de los niveles anteriormente mencionados. De este modo, se logra evitar que el aparato respiratorio se reseque.

Otras recomendaciones a tener en cuenta son airear a diario toda las habitaciones, dejar entrar el sol para evitar ácaros, limpiar regularmente los filtros de los aires acondicionados, no utilizar sahumerios ni inciensos y evitar fumar dentro de casa.