Carrió, Oliveto, Zuvic y Bonadio, imputados por el juez Ramos Padilla

Fuente: NA.

El magistrado notificó a las dirigentes de la Coalición Cívica-ARI y a su colega de su imputación. Marcelo D'Alessio amplió su declaración y el periodista Daniel Santoro fue citado a indagatoria
<a href="https://elcivico.com/actualidad/2019/06/11/carrio-oliveto-zuvic-y-bonadio-imputados-por-el-juez-ramos-padilla/" rel="bookmark"><time class="entry-date published updated" datetime="2019-06-11T13:55:38-03:00">junio 11, 2019</time></a>

El juez federal Alejo Ramos Padilla imputó hoy a las dirigentes oficialistas Elisa Carrió, Paula Oliveto y Mariana Zuvic, y a su colega Claudio Bonadio. Lo hizo en el marco de la causa que tiene al operador judicial Marcelo D’ Alessio detenido y por la cual se investigan 31 operaciones de inteligencia ilegal.

El magistrado resolvió esta mañana “notificar a los querellados Claudio Bonadio, Elisa Carrió, Paula Oliveto Lago y Mariana de Jesús Zuvic en los términos de los artículos 73 y 279 del Código Procesal Penal haciéndoles saber de su derecho a presentarse al tribunal, prestar declaración, aclarar los hechos y/o indicar las pruebas que a su juicio podrían resultar útiles y conducentes”. De esta manera, dio respuesta a un pedido de la Cámara Federal de Mar del Plata, que le había solicitado que adecuara el objeto procesal de la investigación.

Por medio de una resolución, Ramos Padilla puso en conocimiento a las dirigentes de la la Coalición Cívica-ARI y a su par de su imputación en la causa por presunto espionaje ilegal y extorsión. Esta notificación es una suerte de invitación a presentarse a declarar en los tribunales de Dolores para aclarar los hechos.

Aunque no precisó nombres, el juez hizo referencia a que otros funcionarios públicos también participan en la supuesta asociación ilícita investigada. “A partir de prueba reunida, aparecen involucradas muchas otras personas algunos de ellos funcionarios públicos-, cuyo examen y valoración excede el análisis formal que se pretende realizar en esta resolución, a quienes ―al igual que los imputados y querellados formalmente― debe garantizársele la posibilidad de realizar las aclaraciones que estimen pertinentes, indicar pruebas que a su juicio puedan ser útiles, designar abogado y en definitiva ejercer del modo más amplió sus derechos”, expresó.

El magistrado considera que “no se trata de un simple grupo de estafadores o extorsionadores que buscaban rédito económico aprovechándose de sus contactos con actores desprevenidos o ingenuos”, sino que “se estaría frente a un grupo de personas que llevó adelante acciones que afectan instituciones de nuestro sistema democrático”.

D’ Alessio, citado a indagatoria

Marcelo D’ Alessio se encuentra con prisión preventiva “por el delito de asociación ilícita, en carácter de miembro, en concurso real con el delito de extorsión en perjuicio de Pedro Etchebest“, según explica el Centro de Información Judicial. El operador concurrió a los Tribunales de Dolores esta mañana para ampliar su declaración indagatoria. La Justicia busca determinar si la organización integrada por el falso abogado efectuó maniobras de lavado de dinero por más de U$S 100 millones.

En el marco de esta megacausa, Ramos Padilla también citó a indagatoria al periodista Daniel Santoro, quien deberá presentarse el 25 de junio a las 11. De acuerdo con el juez, “se ha corroborado prima facie no sólo el vínculo de conocimiento y confianza que mantenía con Marcelo D’Alessio, sino su participación y su aporte en las actividades ilegales que llevaba adelante la organización delictiva investigada”.

Cabe recordar que el comunicador y el supuesto agente de la DEA compartían un grupo de WhatsApp en el que intercambiaban información sensible. Para la Justicia, la asociación ilícita integrada por el detenido utilizaba los aportes del editor para “amedrentar y extorsionar a sus víctimas”.

Santoro publicó una descargo tras el llamado a indagatoria. En respuesta a las acusaciones de Padilla, dijo: “Niego terminantemente haber participado de actividades de espionaje ilegal. Mi llamado a indagatoria supone un paso hacia la criminalización del ejercicio del periodismo por una maniobra de ex funcionarios y empresarios K”.